Egipto
Conocer otro país

Galería de Fotos 
Mapa de Egipto

 

 


EXPORTAR E INVERTIR EN EL PAÍS

FERIAS COMERCIALES

Ferias Comerciales Egipto 2016 -2017


EXPORTAR

Los datos aportados por el Economist Intelligence Unit (EIU) en 2015 reflejaban un volumen total de exportaciones de Egipto por valor de 17.171 millones de euros. Las ventas al exterior supusieron el 5,74% de su PIB. Por su parte, las importaciones alcanzaron la cifra de 58.624,5 millones de euros. Las compras al exterior suponen el 19,59% de su PIB. La balanza comercial fue por tanto desfavorable en 2015, ya que las exportaciones fueron menores que las importaciones. Según estos mismos datos, en 2015 las exportaciones cayeron un 13,48% con respecto al año anterior, mientras que las importaciones subieron un 9,26 % con respecto a 2014.
Las exportaciones egipcias se concentran en los hidrocarburos (petróleo y gas), que ocupan casi la mitad (47%) del volumen total de las exportaciones. La apertura del mercado a la inversión extranjera y los acuerdos de librecambio suscritos hacen prever una mayor diversificación de las exportaciones egipcias en un futuro próximo. Por sectores, los productos exportados que supusieron un mayor volumen entre los años 2010 y 2013 son, por este orden: los combustibles (derivados del petróleo y petróleo bruto), los productos terminados (por orden de volumen: fertilizantes, confección, textil de algodón, artículos de hierro y acero, y productos farmacéuticos), y los productos semi-terminados (productos químicos orgánicos e inorgánicos, hilo de algodón y carbón) y en menor medida materias primas (patatas, cítricos, especias,…).
En cuanto a los principales productos importados por Egipto, éstos alcanzaron un total de 57.513 millones de dólares en 2012/2013. Estuvieron a la cabeza los bienes intermedios (artículos de hierro y acero, productos químicos orgánicos e inorgánicos, grasas, aceites, lubricantes y derivados), seguidos de bienes de consumo (productos farmacéuticos, automóviles y confección).
Los países que encabezan las exportaciones a Egipto son China, Estados Unidos, Rusia y Alemania. En cuanto a los compradores de productos egipcios, Arabia Saudí, Italia, Alemania, Estados Unidos y Turquía son los primeros países destinatarios de las exportaciones egipcias.
En lo concerniente a las relaciones bilaterales entre España y Egipto, el comercio entre ambos países es pequeño. Egipto representó en 2016 el 0,5% de nuestras exportaciones. La balanza comercial fue negativa para España a partir de 2005, cuando empezó a funcionar la planta de licuefacción de gas que Unión Fenosa Gas tenía en Damietta. Cuando esta planta cesó su actividad en 2013, la balanza comercial empezó a ser positiva para España. En 2015 (últimos datos de los que se dispone), las exportaciones españolas al país árabe fueron de 1.366 millones de euros, mientras que las exportaciones egipcias a nuestro país eran de 497 millones de euros. En 2016, según datos hasta julio de ese año, la balanza comercial seguía siendo favorable a España: 929 millones de euros frente a un volumen de exportaciones egipcias de 444 millones.
En las exportaciones españolas (2015) destacaron principalmente la venta de cobre y sus manufacturas (11%), maquinaria (11%), aparatos y material eléctrico (9%), combustibles (8%), vehículos (7%) y aeronaves (7%). En relación a las importaciones, estuvieron encabezadas por el crudo (24%) y la confección textil (18%).
En el caso de Andalucía, y según la información de EXTENDA, en 2015 el valor de las exportaciones a Egipto fue de 294,6 millones de euros. El valor de los productos egipcios importados fue de 27,4 millones de euros. El saldo de la balanza comercial fue positivo para la comunidad andaluza. Desde 2011 el balance ha sido positivo para Andalucía. Los principales productos exportados por Andalucía al país árabe son el sobre y sus manufacturas, las aeronaves y los combustibles.
En los últimos años Egipto se está erigiendo en un país que se abre cada vez más al exterior. Desde 2004 ha emprendido un ambicioso proceso de liberalización comercial y de reducción de aranceles. Se ha negociado y suscrito durante los últimos años una batería de acuerdos de librecambio que han hecho de Egipto una valiosa plataforma de acceso a otros mercados. Cabe señalar el Acuerdo de Asociación suscrito con la Unión Europea, en virtud del cual se ha emprendido un proceso de desmantelamiento arancelario dividido en varios niveles según categorías de productos: 4 años para productos de primera necesidad en Egipto, 10 años para productos intermedios, 12 años para otros productos terminados y 16 años para automóviles.
Asimismo existen acuerdos de librecambio con Turquía, con los socios del Acuerdo de Agadir (Jordania, Marruecos y Túnez), los diecinueve Estados africanos suscritos a COMESA (Common Market for Eastern and Southern Europe) y los países PAFTA (Pan-Arab-Free Trade Area), que incluyen entre otros a Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, Líbano, Kuwait o Bahréin.
Desde Egipto se accede con trato preferencial incluso al mercado estadounidense en base al Acuerdo QIZ, gracias al cual se puede exportar al mercado norteamericano a cero arancel con la condición de que los productos tengan un componente egipcio del 25% e israelí del 10,5% como mínimo. Hasta ahora el acuerdo QIZ se aplicaba exclusivamente al sector textil, pero se está negociando su ampliación a sectores como las nuevas tecnologías. Esto puede suponer una interesante oportunidad de negocio para las empresas españolas.

Trámites y documentación para exportación
Para exportar a Egipto, con carácter general, son necesarios los siguientes documentos:

Los documentos específicos requeridos para la exportación de un determinado producto a Egipto pueden consultarse en Market Access Database: http://madb.europa.eu/madb/datasetPreviewIFpubli.htm?countries=EG&hscode=

Certificación Halal
A través de esta certificación se debe garantizar que el producto ha sido procesado siguiendo los preceptos del Corán. Al tratarse de un país de mayoría musulmana, en Egipto es preceptiva la certificación que garantiza que el producto ha sido procesado siguiendo los preceptos del Corán. Esta es una condición indispensable si se quiere llegar a este mercado.
El consumo de carne en Egipto está creciendo de manera sostenida desde hace años. Las importaciones de carnes rojas congeladas se sitúan en torno a las 130 mil toneladas por año, a las que hay que añadir las 730 mil toneladas en forma de ganado en pie. El abastecimiento cárnico de Egipto se realiza bajo la modalidad de contratos con los proveedores.
Los productos cárnicos y cualquier derivado de los mismos deben provenir de animales sacrificados bajo el rito Halal. La entrada de productos cárnicos a Egipto está gravada con una tarifa del 5%.
Para la obtención de la licencia Halal, en el procedimiento de supervisión y control realizado en las instalaciones que solicitan una licencia para el uso de la marca Halal o la renovación de la misma, la Egyptian Organization For Standardization & Quality (EOS), tiene en consideración los siguientes requisitos:

Para la obtención de la Certificación Halal es imprescindible para la exportación de ciertos productos alimentarios a Egipto enviar una solicitud por fax, correo electrónico o correo ordinario, a la Egyptian Organization For Standardization & Quality (EOS) indicando los datos de la empresa solicitante, dirección, correo electrónico así como los productos para los cuales necesita la certificación y sus especificaciones.

IMPUESTOS Y ADUANAS

Egipto es miembro de la Organización Mundial del Comercio (OMC) desde 1995. Las relaciones comerciales hispano-egipcias están regidas por el acuerdo de asociación firmado entre la UE y Egipto en 2004, en virtud del cual se establece la gradual reducción arancelaria hasta 2019. Además, Egipto además es signatario del Acuerdo Panárabe de Libre Comercio (PAFTA) junto con otros países de la Liga Árabe (Marruecos, Túnez, Libia, Arabia Saudí, EAU, Yemen, Omán, Palestina, Irak, Jordania, Siria, Kuwait, Bahréin, Líbano, Qatar, y Sudán), que fijó la eliminación de aranceles entre sus miembros a partir de 2008, si bien existen determinadas restricciones, como la existencia de productos prohibidos o que el 40% de los componentes de los productos intercambiados provengan del PAFTA. Asimismo, Egipto es miembro del COMESA, que funciona como Mercado Común para África Oriental y Meridional, y cuyo grado de implementación es diferente en cada país. Está prevista además la creación de una Unión Aduanera y una Unión Monetaria en 2025.
El régimen arancelario egipcio actual aplicado es la Ley Arancelaria 66 de 1963 y las sucesivas modificaciones que ha sufrido la ley. Los últimos cambios y modificaciones iban encaminados a reducir los aranceles y facilitar el acceso al mercado local. Con la reforma arancelaria llevada a cabo en 2004, el arancel medio paso del 9,1% al 6,9%. Este cambio que trajo consigo la reducción de las tasas simplificó también la estructura, suprimió las tasas administrativas aduaneras que oscilaban entre un 1% y un 4%, y suprimió todas las tasas a la exportación. Hay algunas excepciones ya que el Estado egipcio grava con un arancel superior al 40% a los vehículos, al alcohol y sus derivados.
Además, en 2009 el Parlamento aprobó un paquete anti-crisis propuesto por el Gobierno, que incluía exenciones arancelarias para determinados bienes de equipo. En 2016, se promulgó un decreto presidencial (25/2016) que subía los aranceles de unos 620 partidas, algunas de 30 a 40% y otras de 10 a 20%. Pero en cualquier caso esta subida no afectó a los acuerdos firmados con la UE, que seguirá aplicando las reducciones acordadas en material arancelaria.
En relación a las importaciones europeas hay que especificar no obstante que existen de manera puntual algunas restricciones por cuestiones arancelarias, sanitarias y otras. Las tasas arancelarias se aplican según origen preferencial en la UE. Egipto viene eliminando de manera gradual los aranceles a los productos importados de la UE. La fecha límite es 2019. El arancel aplicable según partida arancelaria se puede consultar en: http://madb.europa.eu. Por otro lado, hay barreras cuantitativas que están actualmente en vigor como la prohibición temporal de importaciones de algodón. En cuanto a las barreras sanitarias, está prohibida la importación de carne de bovino y sus derivados provenientes de la UE, a excepción de la carne congelada deshuesada de los Estados europeos que hayan tomado medidas sanitarias. También se aplica la retención durante tres meses de las importaciones de carne de ave procedentes de Estados miembros de la UE.
El 17 de noviembre de 2015 la Dirección de Aduanas del país árabe publicó la “circular 202” en virtud de la cual se obliga a legalizar los documentos de embarque por las cámaras de comercio en el exterior y el consulado egipcio. Los documentos que llevan el sello de las aduanas españolas son admitidos.
Por otro lado, en Egipto existen zonas francas que pese a encontrarse en el interior del país son consideradas fuera de los límites aduaneros. En la actualidad hay diez zonas francas públicas en el país y un buen número de privadas.
Los documentos requeridos por los servicios aduaneros para la importación de mercancías en Egipto son los siguientes:
• Conocimiento de embarque.
• Factura comercial.
• Listado de la mercancía enviada
• Formulario EUR1.
• Certificado de seguro.
• Certificado sanitario o de características dependiendo del tipo de la mercancía.
• Certificado de aduanas: información que incluye fuente y país de origen de la importación, nombre del importador, tipo de producto, puerto de entrega, valor y cantidad del envío.

Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado
La Egyptian Organization for Standardization y el General Organisation for Import and Export Control (GOIEC), que inspeccionan el cumplimiento de las normativas, son los dos organismos nacionales encargados de velar por las medidas de estandarización, normalización y homologación. La GOIEC cuenta con oficinas en los puertos egipcios.
Por norma general, cuando la legislación no regula algún apartado en el país se reconocen los estándares internacionales.
En relación a las barreras administrativas, de forma ocasional las autoridades egipcias requieren la legalización de los certificados de circulación de mercancías EUR 1 y EUR-MED expedidos por países miembros de la UE
Acuerdos bilaterales con España
En estos momentos y según la información del Ministerio de Asuntos Exteriores español los acuerdos bilaterales más importantes en materia económica y comercial vigentes son los siguientes:

 

INVERTIR EN EGIPTO

Egipto es hoy día un país abierto a las inversiones extranjeras. No obstante en el Índice de Competitividad Global (ICG) de 2016 aparecía en el puesto 116 de 140 países. Es decir, un lugar muy pobre aunque hubiera mejorado su posición con respecto al año anterior. Es posible que en esto también haya afectado la inestabilidad política vivida en los últimos años. A finales de febrero de 2017, la nueva ley de inversión fue remitida por el Consejo de Ministros al Parlamento para ratificarlo y en breve será promulgada la nueva ley.
El país árabe es el tercer país más poblado de África, con casi 90 millones de potenciales consumidores. Es uno de los mayores receptores de inversión extranjera en África. Entre los sectores con mayor demanda potencial de importación está el de bienes de equipo, en el que se incluyen aparatos mecánicos, electrónicos y conjuntos industriales. La maquinaria y materiales constructivos (en particular el cemento) también son susceptibles de una fuerte demanda en el mercado egipcio para el acometimiento de obras de infraestructuras y otros proyectos de inversión privada que se espera se vean reactivados una vez se recupere la estabilidad del país. Asimismo, ha aumentado la demanda de modernos equipos agrícolas para la explotación de zonas ganadas al desierto.
El intenso crecimiento demográfico y de las ciudades junto a las demandas específicas del sector turístico requiere acometer nuevos proyectos urbanísticos o de ampliación de infraestructuras. La maquinaria de construcción y de obras públicas es, consecuentemente, uno de los sectores con mejores posibilidades para la exportación española.
El sector industrial atraviesa un proceso de modernización y restructuración, lo que puede potenciar la demanda de bienes de equipo y de maquinaria. Por otro lado, el aumento de la inseguridad ha hecho que se dispare la demanda de equipos de seguridad para viviendas y empresas. Asimismo, en Egipto existe un sector de la población con rentas medias y altas (alrededor de 12 millones de personas), que suponen un importante potencial en el sector de bienes de consumo. En cuanto a las oportunidades de inversión directa en la economía egipcia, los sectores más atractivos serían las telecomunicaciones, el turismo, la energía, la infraestructuras de transporte, el agroalimentario (procesamiento de alimentos), los componentes de automoción, el textil, el tratamiento de aguas y más a largo plazo, el sector financiero (pendiente de liberalización).
En el campo de las telecomunicaciones hay que tener en cuenta que Egipto, junto con Sudáfrica y Marruecos, se ha convertido en uno de los países africanos que suministran “offshore call centres”. Además, también hay que mencionar el atractivo de los servicios de Internet, telefonía móvil o redes locales inalámbricas. El turismo, a pesar de que se ha visto seriamente perjudicado por el clima de inseguridad imperante, es una de las mayores fuentes de ingresos y un sector estratégico para el país.
El Gobierno trata de incrementar el volumen de turistas valiéndose de ambiciosos planes, como la habilitación de 500 km de costa, la construcción y modernización de aeropuertos y la creación de más de  300.000 plazas hoteleras.
El sector energético por su parte ofrece un gran incentivo para la inversión extranjera tras la fijación como objetivo de alcanzar los 11.850 MW (megavatios) de capacidad de generación energética en el periodo 2012-2017, ya que se permite el establecimiento en su territorio de generadores independientes de energía.
Los proyectos previstos en las infraestructuras de transporte como la ampliación del metro de El Cairo, la construcción del metro en Alejandría o el nuevo túnel que cruzará el Canal de Suez, reflejan el atractivo para los inversores en el país.
Por último, en el ámbito regional conviene resaltar que el Alto Egipto es objeto de la actuación gubernamental para su industrialización y requiere inversiones en energía, equipos de tratamiento de aguas,  purificación de aguas residuales e infraestructuras.
Para fomentar la inversión en Egipto las autoridades locales han puesto en marcha varios instrumentos que pueden ayudar y guiar a las empresas extranjeras que quieren invertir en el país. La General Authority For Investment and Free Zones (GAFI), ofrece información y asesoramiento en todas las áreas de interés para el inversor extranjero. Este organismo ofrece apoyo en la búsqueda de zonas de inversión, así como en la búsqueda de socios locales y para la obtención de los permisos necesarios para llevar a cabo un proyecto de inversión en el país; el Fondo de Desarrollo Social ofrece asesoramiento y financiación a las pequeñas y medianas empresas; y, el Centro de Modernización Industrial ofrece Financiación y Apoyo financiero para la ejecución de proyectos industriales y la adquisición de equipamientos; entre otros.


Además, organismos multilaterales tales como el Banco Mundial, el Banco Africano de Desarrollo, la Comisión Europea-Europeaid-ENPI, las Naciones Unidas, etc. también ofrecen ayudas públicas de financiación, apoyo y promoción industrial.

 

FORMAS JURÍDICAS DE EMPRESA

En Egipto la legislación permite la implantación de una persona física o jurídica de cualquier nacionalidad. Esto quiere decir que las oficinas extranjeras pueden contar con representantes (personas físicas), oficinas técnicas y científicas en el país. Para ello la oficina representante debe estar registrada en un registro especial en el Departamento de Sociedades, según la Ley de Sociedades (159/1981).
La legislación egipcia sobre la materia recoge diferentes tipos de sociedades:
La Sociedad Anónima. Se necesita un mínimo de 2 accionistas (socios) y un mínimo de 50.000 libras, que deben ser depositadas en su totalidad en la constitución de la empresa. Los accionistas de este tipo de sociedad son responsables por el importe aportado para la constitución de la misma.
La Sociedad de capitales. Este tipo de sociedad es una sociedad anónima. Debe tener como mínimo tres accionistas. El capital mínimo es de 250.000 libras egipcias (EGP) y en el caso de oferta pública es de 500.000 EGP. La responsabilidad de los accionistas se limita al importe de la contribución inicial.
La Sociedad General puede tener un número ilimitado de socios. El capital mínimo para constituir este tipo de sociedad es 5.000 EGP. La responsabilidad de los socios generales es ilimitada.
La Sociedad de responsabilidad limitada. Este tipo de sociedad de contar con un socio general y puede tener un número ilimitado de socios comanditarios. El capital mínimo es de 5.000 EGP. La responsabilidad de los socios queda limitada a lo correspondiente a sus acciones
Los inversores extranjeros suelen utilizar en Egipto dos tipos de sociedades: las sociedades por acciones y las sociedades de responsabilidad limitada. Un inversor extranjero puede formar uno de estos dos tipos de sociedad bajo uno de estos tres regímenes: Ley 8/1997 - incentivos y garantías de inversión (Ley de Inversión), Ley 159/1981 y la Ley de Mercado de Capitales (95/1992). Generalmente, se prefiere invertir bajo la Ley de Inversión.

 

CONOCE EL PAÍS

ALGO DE HISTORIA

Resulta difícil encontrar en la historia de la Humanidad un país que haya estado tan estrechamente relacionado a un río como Egipto. Éste y el Nilo están tan unidos el uno al otro que resulta difícil repasar la historia del país árabe sin hacer alusión a la influencia que el río ha tenido en su periplo histórico. De hecho, los primeros habitantes de lo que hoy se conoce como Egipto se asentaron en esta zona huyendo de la desertificación y buscando la fertilidad del gran río africano.
En la Antigüedad la vasta región que hoy ocupa el país estuvo dividida en el Alto y Bajo Egipto. Entre los años 3150 y 2700 a. C. el rey Narmer (o Nemes) unificó Egipto, dando paso al comienzo del conocido como imperio Antiguo. Con este rey-faraón comienza la primera dinastía de los faraones egipcios. A partir de entonces Menfis se convirtió en la capital del país. Fue en esta época cuando se originó la escritura jeroglífica y se construyeron las primeras pirámides: la escalonada de Zoser, en Saqqara, y las pirámides de Keops, Kefrén y Mikerinos en Giza (IV dinastía), así como muchas mastabas. Hacia 2060 a. C. Egipto conquistó Siria y Nubia, y la XII dinastía favoreció el culto del dios Amón. Siguió a continuación la invasión de los hicsos llegados de Asia. Entre 1580 y 1085 a. C (Imperio Nuevo) Egipto, con capital en Tebas, era ya una gran potencia, y durante los reinados de Tutmés III, Amenofis IV y Ramsés II experimentó un florecimiento artístico ligado a la construcción de grandes conjuntos arquitectónicos (Karnak, templos funerarios de Hatsepsut, de Ramsés II y de Ramsés III, hipogeos reales del Valle de los Reyes…). Llegó a su culmen arquitectónico con el templo divino (Luxor), llegando la pintura mural a su apogeo y dando paso a la escultura, que destacó durante el reinado de Amenofis IV, época de la que datan del busto de Nefertiti, y los colosos de Ajnatón en Karnak.
El año 1085 a. C. marcó el fin de la unidad egipcia. Dinastías extranjeras o nacionales se alternaron en el poder, y en 525 a. C el país sufrió la invasión asiria. Fue entonces cuando el rey persa Cambises II conquistó Egipto.
En 332 a. C. el país fue conquistado por Alejandro Magno, dando paso al reinado del país por parte de la dinastía de los Lágidas. Entre los años 30 a. C. y 395 d. C se expandió el cristianismo en el país bajo la influencia de Roma. El prefecto se convirtió en la máxima autoridad, dependiente sólo del Emperador. Las castas establecidas por la dinastía Ptolemaica se mantuvieron, e incluso se reforzaron. Los tributos en especie, sobre todo el trigo, se convirtieron en una importante fuente de recursos para Roma. Por su parte, la cristianización de la metrópoli se extendió ampliamente en Egipto, y el nuevo territorio del imperio vio el ascenso del clero cristiano –especialmente al Patriarca de Alejandría– hasta ocupar los puestos más altos dentro de la nueva sociedad.
Entre los años 395 y 639 Egipto formó parte del Imperio bizantino. A la muerte de Justiniano en el año 565 la aristocracia local dejó de sustentar el poder imperial, y la desunión facilitó las invasiones. Bizancio mantuvo una fuerte presencia militar con una flota en Alejandría, pero eso no fue obstáculo para que en 618 el imperio persa hiciera una incursión en territorio egipcio hasta que el califa Umar ibn al-Jattab conquistase el país en 638. El general árabe Amr ibn al-As se hizo rápidamente con el país, derrotó a los bizantinos e hizo de Fustat la nueva capital. A partir de entonces, el país, integrado en el imperio musulmán de los Omeyas y posteriormente de los Abasíes, se islamizó. Entre 969 y 1171 los fatimíes fundaron El Cairo y la Universidad de Al-Azhar, año éste en que Saladino tomó el poder. La dinastía ayubí, fundada por Saladino I se apoderó de la casi totalidad de los estados latinos de Levante y restableció la doctrina sunní antes de que la casta militar de los mamelucos dominara el país entre 1250 y 1517. A partir del siglo XVI se convertirá en provincia otomana. En 1798 el país fue ocupado por las tropas francesas al mando de Napoleón Bonaparte. La ocupación duró poco tiempo pero dejó una huella que tendrá una posterior influencia en el país.
En 1811, Mehmet o Muhammad Ali, que se había declarado Bajá vitalicio, acabó con los mamelucos, modernizó el país y conquistó Sudán en 1820. A este dirigente se debe la fundación del Egipto moderno. Llevó a cabo grandes reformas en país y trató de independizarse de las potencias europeas que estaban acechando y ansiaban controlar el país árabe.
En 1869 se inauguraba el canal de Suez y los puestos clave del gobierno quedaban confiados a franceses y británicos. Estos últimos establecieron un dominio de hecho desde 1882. En 1914 el protectorado británico puso fin a la soberanía otomana. El protectorado por su parte se suprimía en 1922, año en que Egipto se convertía en Reino.
El tratado anglo-egipcio de 1936 confirmaba la independencia de Egipto, que aceptó sin embargo a las tropas británicas en su territorio. Con Faruk I, los Hermanos Musulmanes radicalizaron el movimiento nacionalista, herido por la derrota infligida por Israel en 1949.
Los “oficiales libres”, dirigidos por Naguib y Nasser tomaron el poder en 1952 y al año siguiente se proclamaba la República Árabe de Egipto, alzándose Nasser con el poder absoluto. En esta época se construyó la gran presa de Asuán y se nacionalizó el Canal de Suez, lo que provocó un conflicto con Israel y la intervención militar franco-británica.
En 1958 Egipto y Siria formaron la República Árabe Unida (RAU), presidida por Nasser. Siguieron a continuación los conflictos de la guerra de los Seis Días, que conllevó al cierre del canal de Suez y a la ocupación del Sinaí por parte de Israel, y la guerra del Yom Kippur, tras la cual Egipto recuperaba el control del Canal.
El presidente Nasser murió en 1970. A él le sucedería Anwar el-Sadat quién imprimirá otra línea política en Egipto. En 1976 Egipto rompió relaciones con la URSS antes de firmar en Washington un tratado de paz con Israel conforme a los acuerdos de Camp David.
En 1981, tras el asesinato de Sadat a manos de extremistas islámicos, Hosni Mubarak se convirtió en presidente de la República. Al año siguiente, Egipto recuperaba el Sinaí, pero quedaba al margen del Mundo Árabe, no reintegrándose a la Liga Árabe hasta 1989.
A finales de 2010, y siguiendo la estela dejada por la revolución tunecina, el pueblo egipcio se lanzaba a la calle para protestar contra del sistema político existente. El resultado fue el cambio de gobierno y la salida de Mubarak, que había gobernado Egipto durante 30 años. Se convocaron elecciones presidenciales en 2012 en las cuales Morsi (candidato del Partido Libertad y Justicia, de perfil islamista, fundado por los Hermanos Musulmanes), salía elegido como presidente de Egipto.
En junio de 2013 se producían varias manifestaciones masivas planeadas por Tamarod (“rebelión” en lengua árabe) a favor de la dimisión de Mursi. Tamarod había sido fundada en 2004 por el “Movimiento Egipcio por el Cambio”, para impulsar la reforma política bajo el gobierno del ex-presidente Hosni Mubarak.
Toda esta agitación social y política derivó en el golpe de Estado del 3 de julio de 2013, cuando el presidente del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, Abdul Fatah al-Sisi, derrocaba con ayuda del Ejército al presidente Mohamed Morsi, el primer jefe de Estado egipcio que había resultado elegido en unas elecciones, y suspendía la Constitución.
En mayo de 2014 se volvieron a convocar elecciones presidenciales en Egipto. En aquella ocasión ganó el general al-Sisi, uno de los dos candidatos que se presentaban (el otro era Hamdeen Sabahi), siendo elegido presidente del país con una gran mayoría de los votos.

 

DATOS BÁSICOS

Nombre oficial del país: República Árabe de Egipto (Yumhuriyyat Misr Al-Arabiyyah).
Capital: El Cairo (18.772.000 habitantes en 2015, según las Naciones Unidas).
Otras ciudades: Alejandría (3.917.082 hab., 2007), Giza (2.681.863 hab., 2006), Shubra-El Khayma (1.099.354 hab.2010), Port Said (603.787hab., 2010), Suez (565.716 hab., 2010).
Superficie del país: 1.001.450 km².
Población: 90.200.000 habitantes (2016).
Moneda: Libra egipcia (EGP). El tipo de cambio es de 1 EUR = 19,779 (abril 2017).
Idioma: Árabe (oficial), inglés y francés entre buena parte de la población.
Religión: 90% musulmanes (mayoritariamente suníes) y 10% cristianos (mayoritariamente coptos)
Forma de Estado: Información no disponible
Nº de residentes españoles en el país: 698 (finales de 2012, según datos de la Embajada de España en El Cairo).

 

SOCIEDAD Y CULTURA

Egipto tiene una superficie geográfica el doble de grande que España aproximadamente. La mayor parte de su territorio está ocupado por desierto. El Nilo vertebra el país y la vida de sus habitantes. La mayoría de la población egipcia vive en el delta del río en su desembocadura en el mar Mediterráneo. Al sur el país limita con Sudán, al norte con el Mediterráneo, al este con Libia, y al oeste con el Mar Rojo, Palestina e Israel.
La mitad de la población egipcia vive en áreas urbanas, concentrada sobre todo en las ciudades del delta del Nilo. El (Gran) Cairo con sus más de 18 millones de habitantes es una de las urbes más pobladas del mundo. Alejandría, en la costa mediterránea, es la segunda ciudad del país.
Egipto fue a mediados del siglo XX el país árabe de referencia, el que marcaba las tendencias culturales de la región. Hoy día ya no cumple el papel de antaño pero aún sigue teniendo un papel influyente. El árabe es el idioma hablado por la gran mayoría de los egipcios.
El FMI estima que la renta per cápita egipcia en 2016 fue de 3.329 Euros, algo menor que el año anterior. Según estos datos, el país ocupa el puesto 120 de 196 países, por lo que tendría un bajo nivel de riqueza. El nivel de pobreza registrado en el período 2015-2016 llegó al 27,8% de la población. Según la agencia egipcia “Agencia para la Movilización Pública y Estadísticas” (Capmas), la pobreza extrema alcanzó un 53% a causa del incremento en el precio de los alimentos básicos. En el sur del país, en las áreas rurales del Alto Egipcio, más del 50% de la población no tiene sus necesidades básicas cubiertas.
Según el Informe de Desarrollo Humano (IDH) elaborado por la ONU en 2015, Egipto tenía un índice IDH medio de 0,690 puntos, por debajo de otros países de la región como Túnez o Argelia. El IDH es una lista que mide el desarrollo humano en 188 países. Este índice sirve para medir el avance conseguido por un país en tres dimensiones básicas del desarrollo humano: disfrutar de una vida larga y saludable, acceso a educación y nivel de vida digno.
En los años cincuenta y sesenta del siglo pasado era común que muchas mujeres egipcias (sobre todo en El Cairo) aparecieran en público con ropa occidental. Las películas egipcias de esa época nos muestran a una mujer muy avanzada para la época. Aunque la realidad fuera distinta, si tenemos en cuenta que en el medio rural la situación siempre fue muy diferente al medio urbano en Egipto, la mujer egipcia fue un siempre un modelo de emancipación para el resto de países árabes. Pero la situación de la mujer en cualquier caso no ha mejorado en muchos aspectos desde entonces, incluso se puede decir que ha involucionado. Tras la revolución, las mujeres han entrado de forma cada vez más decisiva en el mercado de trabajo como resultado de la necesidad de que las familias dispongan de más dinero para vivir, y también del incremento del nivel educativo de las mujeres. Hoy en día podemos encontrar mujeres en todos los niveles de la sociedad egipcia, como médicos, abogados, científicos, funcionarios y dueños de pequeñas empresas.
El país cuenta con varios sitios inscritos en la Lista de Patrimonio de la Humanidad elaborada por la UNESCO, algunos de ellos monumentos de gran renombre mundial, como es el caso de las pirámides de Giza. De hecho, la zona de las pirámides faraónicas que se encuentra entre Giza, a las afueras de El Cairo, hasta Dahshur, fue el primer bien cultural inscrito en la prestigiosa lista en 1979. Ese mismo año fueron también incluidos en la lista la Antigua Tebas y su necrópolis, los monumentos nubios comprendidos entre Abu Simbel y File, el Cairo histórico, y la ciudad santa paleocristiana de Abu Mena. En el año 2002 fue inscrita la zona de Santa Catalina y en 2005 se incluyó también, como bien natural, el Valle de las Ballenas (wadi al-Hitan), un sitio que se encuentra en el desierto occidental de Egipto y que cuenta con algunos de los ejemplares de fósiles de ballenas más antiguos de la Humanidad.
Egipto cuenta con una amplia y variada oferta cultural, especialmente en su capital, El Cairo. La infraestructura cultural de la capital egipcia incluye al Museo Egipcio, que posee la mayor colección del mundo del Antiguo Egipto o el Museo de Arte Islámico de El Cairo que después de varios años cerrado por reformas reabrió sus puertas en 2016. Este espacio posee una de las colecciones de arte islámico más importantes. En la costera ciudad de Alejandría tiene su sede la moderna Biblioteca de Alejandría. Este moderno complejo, obra del arquitecto noruego Snohetta, abrió al público en 2002.
La gastronomía egipcia es variada y aúna aspectos de la cocina medio-oriental y de la cultura africana, más hacia el sur del país. El país posee muchos kilómetros de costa, en el Mediterráneo y el Mar Rojo, y la presencia en esas zonas de pescado fresco es muy apreciada por los visitantes de estas regiones. Pero el uso de carne, en muchas ocasiones muy frugal, domina la gastronomía tradicional egipcia. El cordero, el pollo o el conejo se pueden comer asados o a la parrilla pero también acompañando platos como el kushari u otros. Las verduras y legumbres (la haba está muy presente) predominan en platos como el ful madame o la mulujía. En Egipto, país predominantemente agrícola, las frutas frescas son abundantes, sobre todo los cítricos.


 

INFORMACIÓN PRÁCTICA

RELACIONES EN LOS NEGOCIOS

Egipto se encontraba en 2016 en el puesto 122 de la lista de Doing Business de los 190 países que componen este informe. El año anterior el país se encontraba en el puesto 126. Egipto es un país donde es complicado hacer negocios. No obstante hay que tener presentes algunas singularidades en la forma de hacer negocios en el país.
Como ocurre en muchos países árabes, a la hora de hacer negocios en Egipto es importante prestar especial atención a las relaciones personales. Esto suele ser un rasgo común de los países de la región. La mezcla entre lo personal y profesional es constante.
El uso del inglés a la hora de hacer negocios está muy extendido en el país. El árabes es, no obstante, el idioma oficial y su conocimiento puede suponer una ventaja a la hora de entablar negociaciones con un socio local. Algunos miembros de la comunidad empresarial también se manejan bien en francés y alemán.
A la hora de hacer negocios se aconseja tener presentes algunas costumbres locales. Para empezar los jueves y viernes, al contrario que en España, son los días de descanso, por lo tanto evite citar a su interlocutor local uno de estos días. Cuando se establece un primer contacto es recomendable contratar a un intermediario local que nos presente a los potenciales socios. Los egipcios tienen fama de no ser muy puntuales, y además durante las reuniones de trabajo suelen ser frecuentes las interrupciones por llamadas telefónicas o la presencia de terceras personas. La paciencia es una virtud en un país como Egipto. El regateo forma parte de la negociación por lo que hay que tener cierto margen de maniobra sobre el precio inicialmente propuesto. El carácter de los egipcios es alegre y las reuniones suelen tener lugar en ambientes distendidos, sin embargo se debe evitar hablar de religión o de política, sobre todo sobre el régimen político y los últimos acontecimientos acontecidos en el país.
En cualquier caso antes de comenzar la actividad comercial en Egipto se recomienda contactar con la Oficina Económica y Comercial de España en El Cairo, para contar con asesoramiento previo.
El contrato de negocios
Hay que prestar atención a los contratos de negocios si no quiere llevarse una sorpresa desagradable, especialmente si se trata de una licitación pública. Los contratos se consideran más como una orientación que sirve de guía en las relaciones comerciales que como unos pactos que hay que cumplir estrictamente. Es habitual que el contenido se revise, renegocie o se modifique varias veces.
El inglés y el árabe son los dos idiomas utilizados en los contratos. El segundo es el idioma oficial del país, pero el uso del inglés está muy extendido en materia contractual con extranjeros. No obstante, es posible que mucha de la documentación esté en árabe, por lo que es conveniente contar con un traductor jurado.
El nuevo Código de Comercio regula los "agentes contractuales" (wakil al-uqud) en sus artículos 177 y 191. Esta categoría de agente se dedica, sin estar bajo un contrato de trabajo o un contrato de servicio, para promover, negociar y concluir contratos por cuenta de terceras partes (productores, comerciantes o distribuidores), a cambio de una comisión.

 

PASAPORTE Y VISADO

Los titulares de pasaporte español ordinario deben viajar con un pasaporte cuya validez sea de al menos seis meses hasta la fecha de expiración.
Para viajar a Egipto es necesario ir provisto de un visado, que se podrá adquirir en el aeropuerto de entrada a Egipto sólo en el caso de que se viaje con pasaporte ordinario. Este visado ordinario permite una estancia de 30 días y podrá efectuarse una sola entrada al país. El pago del importe de este tipo de visado se puede hacer en el mismo aeropuerto y tiene un coste de 25$ (o su equivalente en euros o libras egipcias).
Se podrá optar a la ampliación de la validez de este visado acudiendo a la Dirección General de Inmigración egipcia (Plaza Tahrir, El Cairo), tras efectuar un procedimiento en el que hay que cumplir con unos requisitos adicionales.
Los extranjeros que se encuentren en Egipto con visado de turista no podrán realizar un trabajo remunerado. Para acceder a un permiso de residencia en Egipto se deberá contactar con la Embajada de Egipto en Madrid.
Los viajeros que accedan a Egipto directamente por el Sur del Sinaí (aeropuertos de Sharm el-Sheij, Santa Catalina o Taba, o por tierra desde Israel por el paso fronterizo de Taba) y tengan intención de permanecer sólo en el Sinaí, podrán obtener un visado gratuito de 15 días.
Para los viajeros que lleguen a Egipto por medios terrestres o marítimos se recomienda la obtención del visado en origen en la Embajada o Consulado de Egipto en el lugar de residencia del viajero. En el caso de que se vaya a transitar por fronteras de distintos países para llegar o salir de Egipto se recomienda obtener un visado de múltiples entradas en lugar de un visado de una sola entrada.
Finalmente, la permanencia en territorio egipcio por un tiempo mayor a la validez indicada en el visado concedido constituye un delito que puede derivar en una sanción.
Estancia en el país
Egipto es un Estado confesional cuya religión oficial es el Islam. Esto puede influir en el estatuto personal de sus ciudadanos y condiciona, a veces, la conducta de los visitantes extranjeros. No obstante, aproximadamente alrededor de un 10% de la población es cristiana, fundamentalmente copta. Esta es una de las comunidades cristinas más antiguas de la Historia.
Para aquellas personas que vayan a viajar a Egipto hay que tener en cuenta que durante la estancia en el país los ciudadanos españoles estarán sujetos a las leyes locales. La legislación penal es muy severa. Las penas por consumo, tráfico o posesión de drogas son muy duras e incluso se han dado casos en que la homosexualidad, aún no estando tipificada como delito, se haya castigado con penas de prisión.
La Embajada de España en Egipto advierte que conviene extremar la precaución durante la estancia en el país, sobre todo en algunas regiones como el Sinaí o el paso de Rafah con Palestina. Como medida de precaución es preferible que las mujeres no viajen o se desplacen solas por el país.
Las fuerzas de seguridad egipcias están presentes en los principales lugares turísticos del país, como las pirámides de Giza o los monumentos faraónicos más visitados. Las principales ciudades del país también disponen de un gran despliegue policial y militar.
Antes de viajar a Egipto es conveniente sacarse un seguro médico que cubra el período de presencia en el país.
Si va a desplazarse por el país es recomendable contratar una agencia profesional que posea una buena flota de vehículos. En ningún caso es aconsejable circular en coche propio por el país. Egipto tiene unos altos índice de siniestralidad. Igualmente, tampoco es aconsejable desplazarse a través de la red ferroviaria local, vetusta y poco segura.


Finalmente, no se puede entrar o salir de Egipto con más de 5.000 libras egipcias (unos 255 euros aproximadamente), en moneda local. Asimismo, está prohibido que los viajeros, ya sean extranjeros o egipcios, ingresen o saquen del país una cantidad superior a 10.000$ o su equivalente en cualquier otra moneda extranjera.

 

CONDICIONES DE VIDA

Egipto es un país considerado de renta media-baja por el Banco Mundial. No obstante, cuenta con un alto porcentaje de personas viviendo por debajo del umbral de la pobreza. Según la base de datos estadística de la ONU, la tasa de alfabetización del país en 2015 era del 75,8%. No obstante, la diferencia entre el medio rural y el urbano es aún grande.
El país se ha caracterizado desde 2011, año del comienzo de la llamada “revolución árabe”, por la inestabilidad política y económica. Con la elección de Abdul Fatah al-Sisi como presidente de la República el país parece haber recobrado la senda de la estabilidad, a cambio de un fuerte recorte de las libertades públicas.
Egipto tiene un alto porcentaje de su territorio que es desértico. Los principales centros urbanos del país son El Cairo, Alejandría, Giza y Port Said. La mayoría de la población vive en las ciudades situadas en el delta del Nilo.
Si viaja por primera vez a Egipto debe saber que el clima del país es bastante benigno. La estación cálida está comprendida entre mayo y septiembre y la fría entre noviembre y marzo. Las temperaturas varían de 14 ° C a 37 ° C y fluctúan entre 6 ° C y 46 ° C en las regiones desérticas.
La vivienda en Egipto no es cara en comparación con otros países de la región. El precio medio del alquiler de una vivienda en el centro de la ciudad ronda las 5.500 libras egipcias (unos 310 euros). No obstante, este precio puede variar claro está dependiendo la zona dónde se encuentre la vivienda. El barrio de Zamalek y Ciudad Jardín, en el centro de la capital, pueden ser buenas opciones para instalarse. A pesar de que sus precios suelen ser más altos, están bien comunicados y poseen infraestructuras y servicios suficientes.
Las condiciones sanitarias en Egipto son buenas. En cuanto a las infraestructuras sanitarias, las públicas son deficientes por lo que siempre es recomendable contar con una póliza de seguro médico de viaje antes de trasladarse al país. Las clínicas privadas son buenas, sobre todo en la capital. Estos centros sanitarios suelen pedir que se pague por adelantado y en muchos casos las facturas son elevadas. Para dolencias graves que requieran algún tipo de intervención siempre es mejor trasladarse a España si es posible.
La educación en Egipto es obligatoria entre los 6 y los 13 años. La educación básica es gratuita. Después de este primer período educativo, los alumnos pueden asistir a la escuela intermedia general que prepara para la enseñanza secundaria. Para los expatriados hay escuelas y colegios internacionales privados dónde se enseñanza en distintos idiomas. Los centros educativos más prestigiosos son el Deutsche Evangelische Oberschule, el British International School in Cairo, el Cairo American College, The American International School in Egypt, y el Modern English School Cairo.
Los estudiantes de secundaria cuyas calificaciones son más satisfactorias tienen la oportunidad de matricularse en una universidad. Las principales universidades de Egipto son la Universidad de El Cairo, la Universidad de Alejandría, la Universidad de Ein Shams, la Universidad de Asyut y la Universidad Americana de El Cairo. Las cuatro primeras son públicas y la última privada.
La moneda nacional es la libra egipcia. Se pueden conseguir libras egipcias antes de viajar a Egipto en aeropuertos en España. Sin embargo, es preferible obtenerlas una vez en el país, ya sea en un cajero automático o en una de las numerosas oficinas de cambio de divisas (hay varias de ellas en la terminal de llegada de vuelos internacionales del Aeropuerto de El Cairo). El método de pago más utilizado es en efectivo. Únicamente en hoteles y en restaurantes de cierto nivel se puede pagar con tarjeta.
Durante el mes del Ramadán las normas sociales cambian sustancialmente, al igual que en el resto de países musulmanes. Las personas ayunan desde el amanecer hasta el atardecer. Durante este mes comer, beber y fumar en lugares públicos durante el día está estrictamente prohibido. Se recomienda respetar las especiales normas sociales que rigen durante este período del año.


TRABAJAR EN EL PAÍS

En Egipto el mercado laboral está en consonancia con la legislación internacional. Egipto sigue las directrices de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), de la cual es miembro, así como de la Organización Árabe del Empleo (Arab Labor Organization). El Parlamento egipcio sancionó la Ley Laboral 12 en 2003, que venía a sustituir la anterior Ley 137 de 1981.
Los contratos de trabajo se rigen, en orden de importancia, por las disposiciones legales, el convenio colectivo y la negociación individual. Los dos tipos de contrato utilizados con más frecuencia son el contrato de duración limitada y el contrato de duración indefinida. También existe el contrato de trabajo temporal, que se utiliza para hacer al empleado un encargo bien especificado. No tiene duración máxima.
Los contratos de trabajo en Egipto deben estar redactados en árabe, aunque se admiten las versiones bilingües inglés-árabe, que es el modelo que se suele utilizar para los trabajadores no árabes.
En relación al empleo de los trabajadores extranjeros en Egipto, las leyes locales protegen a los empleados locales. De acuerdo con el artículo 174 de la Ley de Compañías, el artículo 3 del Decreto nº 136 del Ministerio de Trabajo y del artículo 19 del Decreto 700 de 2006 del Ministerio de Trabajo, los empleados extranjeros no podrán exceder del 10% del total de la fuerza laboral de una compañía egipcia. Todos los trabajadores extranjeros deberán obtener permisos de trabajo válidos, los cuales requieren la presentación de documentos específicos tanto del empleado como del empleador al igual que el cumplimiento de ciertos requisitos. El estatuto de “residente” se otorga únicamente cuando se haya emitido el permiso de trabajo correspondiente.
Para acceder al mercado de trabajo egipcio, los trabajadores extranjeros tienen que recurrir a menudo a la figura del empleador. Las agencias de contratación son empresas privadas contratadas por los empresarios. A menudo tienen sus propias reglas. Es necesario registrarse en su base de datos antes de poder presentar la solicitud. A menudo cuentan con sus propios sitios web para anuncios clasificados y anuncios de trabajo y pueden mantener sus propias entrevistas de trabajo.
Según la Ley Laboral egipcia actualmente en vigor, los criterios de destitución / despido son muy rígidos en comparación con las condiciones de empleo, que son más flexibles.

Condiciones de trabajo
Egipto es un país de mayoría musulmana y al igual que otros países de la zona la semana laboral empieza el domingo y acaba el jueves. Es decir, viernes y sábado es fin de semana.
La duración del trabajo es de 8 horas al día, 6 días a la semana con un máximo de 48 horas semanales y una obligación de descanso de un mínimo de 24 horas consecutivas cada semana. Hay un mínimo de una hora de descanso por cada día trabajado. Si un empleado trabaja por más de 8 horas al día, tiene derecho a una bonificación del 35% por trabajo diurno y un 70% por trabajo nocturno.
Existe un mínimo de 21 días de vacaciones pagadas, de los cuales un mínimo de 6 deben ser consecutivos. Si el empleado ha estado trabajando en la empresa durante más de 10 años o si es mayor de 50 años tiene derecho a 30 días de vacaciones. Además, hay 16 días de días festivos al año.
El salario mínimo en Egipto es de 400 libras egipcias al mes (OIT, 2011). El pago de horas extras supone el 30% del salario normal. Por ley también se estable el pago de las horas extras nocturnas. No obstante, en el país existe un alto volumen de personas que engrosan el denominado “sector informal”. Casi 6,5 millones de personas trabajan en el sector informal, es decir, el 40% de la población activa. Las condiciones de trabajo de estas personas en cuanto a horario y salubridad son generalmente muy precarias.

 

CONDICIONES DE SEGURIDAD

Egipto ha sufrido en los últimos tiempos numerosos atentados terroristas. El último de ellos tuvo lugar en abril de 2017 con el ataque a iglesias coptas en Tanta (al norte de El Cairo) y Alejandría. Desde 2011, fecha del alzamiento popular contra el presidente Mubarak, se han sucedido revueltas populares y protestas en todo el país. En algunas ocasiones, el objetivo de los ataques eran turistas extranjeros. Esto ha hecho que el turismo, tradicional fuente de recursos y divisas en Egipto, haya caído considerablemente en los últimos años.
A pesar de lo anterior, el nivel de criminalidad en Egipto es bajo. El nivel de seguridad es relativamente alto, de día y de noche. El riesgo de robo o estafa sin embargo ha aumentado en las zonas turísticas. El gobierno está invirtiendo  considerablemente en seguridad turística. Según declaró el Ministro de Turismo egipcio, Mohamed Yehia Rashed, durante su visita a Madrid en enero de 2017: “Egipto tiene el control total de todos sus destinos turísticos”.
La Embajada de España en El Cairo recomienda en cualquier caso extremar la precaución si se decide a visitar o instalarse en el país árabe. Todo el país excepto las zonas de riesgo medio (Asuán, Luxor, centros turísticos del Mar Rojo) está considerado como de riesgo alto, según la embajada española. En la Península del Sinaí y el paso de Rafah (frontera con Gaza), se han registrado numerosos atentados terroristas en la región, especialmente en la Gobernación del norte del Sinaí, además de operaciones militares. Se desaconsejan los viajes de aventura y turismo a lugares remotos. Una vez en el país es conveniente contar siempre con el pasaporte para estar debidamente identificado en todo momento.
Para los viajeros procedentes de zona afectadas que visiten Egipto se requiere un certificado de vacunación contra la fiebre amarilla. En este caso, es obligatorio presentar prueba de haber sido vacunado contra este virus.
En términos generales, las condiciones de salud e higiene no son del todo buenas, por lo que es mejor evitar comer alimentos crudos o poco hechos (especialmente carne y huevos), beber agua del grifo y comer verduras crudas. Para las personas afectadas de problemas respiratorios hay que tener en cuenta que El Cairo es una ciudad con un alto nivel de contaminación.

 

CONTACTOS Y ENLACES ÚTILES

EMBAJADA DE ESPAÑA EN EGITPO:

41, Ismael Mohamed
Zamalek. El Cairo
Teléfono: + 202 735 64 37 / 58 13
Fax: + 202 735 21 32
E-mail: emb.elcairo@maec.es


OFICINA COMERCIAL DE ESPAÑA EN EL CAIRO:

Zona Competencias: Egipto, Yibuti, Etiopía y Sudán
19, Boulos Hanna St. Midan
Finney/Dokki El Cairo 12311
Teléfono: + 202 336 15 88/ 96 24/ 96 26
Fax: +202 336 15 77
E-mail: elcairo@comercio.mineco.es


ICEX. ESPAÑA EXPORTACIÓN E INVERSIONES:

Paseo de la Castellana, 278
Madrid 28046
Teléfono: +34 91 349 6100
Teléfono: +34 90 0349 000
Email: informacion@icex.es
Página web: www.icex.es

ESPAÑA EXPANSIÓN EXTERIOR:

Paseo de la Castellana, 278
28046 Madrid
Teléfono: 91 210 07 00
E-mail: general@spainoverseas.es
Página web: http://www.expansionexterior.es


EMBAJADA DE EGIPTO EN ESPAÑA:

Velázquez, 69
28006 Madrid
Teléfono: +34 91 577 63 08 / 09
Fax: +34 91 578 17 32
E-mail: madrid_pb@sis.gov.eg
Página web: www.sis.gov.eg

 

OFICINA COMERCIAL DE EGIPTO EN ESPAÑA:

Velázquez, 101, planta 2
28006 Madrid
Teléfono: +34 91 411 64 45
Fax: +34 91 411 61 46
E-mail: ecros@ecros.org
Página web: http://ecros.org

 

OTRAS DIRECCIONES DE INTERÉS:

Autoridad General sobre inversiones y zonas francas (GAFI)
3, Salah Salem st;
Nasr City, Cairo, 11562
Teléfono: +202 405 54 52
Fax: +202 405 54 25
E-mail: investorcare@gafinet.org/ investmentepromotion@gafinet.org.eg

Delegación de la Unión Europea
Nile City Towers, North Tower, 2005 C Corniche
El Nil, 10th Floor, Ramlet Boulaq, Cairo
Teléfono: +202 2461 9860
Fax: + 202 2461 9884
E-mail: delegation-egypt@eeas.europa.eu

Agencia de Desarrollo de Inversiones (IDA)
Plot No.42 – First Sector – Al-Salam Axis
New Cairo City Fifth Avenue- Cairo.
Postal Code No. 11853
Teléfono: +202 61 333 04
Fax: +202 61 301 29
E-mail: ida@mfti.gov.eg
Web: www.ida.gov.eg

Autoridad General sobre Exportaciones e Importaciones (GOEIC)
1 El Sheikh Maarouf St. Intersection of Ramsis St. Downtown, El Cairo
Teléfono: +202 575 06 92/ 575 60 31

Confederation of Egyptian European Business Associations (CEEBA)
21, Soliman Abaza St.
Mohandessin, Giza
Tel: +20 2 3336 8183
Fax: +20 2 3336 8786

 

Descarga Adobe Acrobat Reader para visualizar los siguientes documentos:

DESCARGAS

Datos macroeconómicos:

 

Exportaciones e importaciones:

 

Otros documentos: