Líbano
Conocer otro país

Galería de Fotos 
Mapa de Líbano

 

 


EXPORTAR E INVERTIR EN EL PAÍS

FERIAS COMERCIALES

Ferias Comerciales 2016 -2017


EXPORTAR

Las exportaciones del Líbano en 2015 alcanzaron la cifra de 3.588,6 millones de euros, lo que representa un 8,45 % del PIB. Esta cifra hizo que el país registrara un déficit en su balanza comercial por un valor de 13.029,7 millones de euros, un 30,69 % de su PIB. La variación en su balanza comercial ese año se debió al aumento de las importaciones.

El peso del sector servicios es fundamental en la economía libanesa. Este supone alrededor del 80 % de la aportación al PIB nacional. El turismo y la banca son los pilares de su economía, pero también destacan el comercio, el sector inmobiliario, los servicios financieros y profesionales. La aportación de los productos agrícolas al PIB sigue siendo baja en comparación con otros sectores. Cabe destacar la tradicional pujanza que ha tenido el sector privado en Líbano, entre los más dinámicos de la región. Sin embargo, la crisis institucional lo ha lastrado en los últimos años.

Las importaciones totales a Líbano aumentaron en un 5,4% en 2015 con respecto a 2014. En este sentido, las compras que realiza el país al exterior fueron del 39,14 % de su PIB. Como ya hemos dicho anteriormente, en 2015 la balanza comercial fue negativa, pues aunque aumentaron las exportaciones fueron menores que las importaciones.

El socio principal de Líbano es la Unión Europea. Otros socios comerciales importantes son los países de Oriente Medio, destino de una gran parte de las exportaciones libanesas. Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Irak y Siria son los principales destinatarios. En cuanto a los proveedores, China lidera el ranking de países, seguido de Italia, Alemania y Francia. España ocupa el décimo puesto.

Respecto a las relaciones bilaterales hispano-libanesas, la balanza comercial ha sido tradicionalmente deficitaria para Líbano. Las exportaciones españolas al Líbano en 2015 registraron un aumento del 33% respecto al mismo período de 2014. El empuje de los combustibles y lubricantes, ganado bovino y confección femenina han compensado con creces la caída de las ventas de química orgánica, semi-manufacturas de madera y productos siderúrgicos.
La balanza comercial de mercancías entre España y el Líbano en el primer trimestre de 2015 registró un superávit de 95 millones de euros siendo favorable a España la tasa de cobertura. El intercambio global ascendió a 115 millones de euros.

En este período, el principal sector de la exportación española al Líbano ha sido el de las materias primas y los productos industriales (41,7%), y también han destacado los subsectores de medio ambiente y producción energética (16,5% del total de la exportación), productos químicos (9,4%), tecnología industrial (8,6%), materias primas y semi-manufacturas (3,9%) e industria auxiliar mecánica y de la construcción (2,7%).
Junto a ellos, los bienes de consumo se convirtieron en el segundo sector con más exportaciones (36,9%) debido a los datos registrados, entre otros, por los productos agrupados en el sub-sector de moda (19,3% del total, porcentaje que la sitúa en el principal subsector de la exportación de España al Líbano) y hábitat (16,2%).

En cuanto a Andalucía, según los datos de EXTENDA, se ha dado una cierta evolución de las exportaciones andaluzas al Líbano en estos últimos años. En concreto, 145 empresas andaluzas exportaron al Líbano siendo los sectores de actividad los siguientes: combustibles, productos químicos, tanino, residuos, industria alimentaria, abonos, máquinas y aparatos mecánicos.


Trámites y documentación para exportación

En los procesos de importación, las mercancías deben ir acompañadas de la siguiente documentación:

Los importadores, además de darse de alta en el registro comercial del Ministerio de Justicia como el resto de las empresas que operan en el Líbano, deben inscribirse en el Ministerio de Finanzas (donde se controla el volumen total de comercio), y registrarse en la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura del Líbano. Los fabricantes o productores establecidos en el Líbano deben estar registrados también en el Ministerio de Industria.
El despacho de importación de la mercancía sólo se puede efectuar en los puertos que disponen de autoridades aduaneras. Estos son Beirut, Jounieh, Sidón y Trípoli. Los puertos de Beirut y Trípoli disponen además de zonas francas. Las aduanas libanesas siguen las normas internacionales de valoración de las mercancías y han establecido un sistema de despacho automatizado que permite la declaración electrónica.

En lo referente a la homologación, certificación y etiquetado, LIBNOR es la autoridad del Líbano que se encarga de la expedición y publicación de las normas libanesas que se preparan mediante comités técnicos especializados, integrados por agentes del sector público y privado.
Las normas pueden convertirse en reglamentos técnicos (normas obligatorias) mediante un decreto del Consejo de Ministros, y cubren toda clase de productos y métodos de análisis en los diversos sectores económicos. Cuando no existen normas ni reglamentos técnicos libaneses, se aplican las normas y prescripciones internacionales, como el Codex Alimentarius.

Varios organismos estatales (en particular, el Ministerio de Telecomunicaciones, el Ministerio de Energía y Agua, el Ministerio de Industria, el Ministerio de Salud Pública, el Ministerio del Medio Ambiente, el Ministerio de Agricultura, el Ministerio de Economía y Comercio, y el Ministerio de Obras Públicas y Transportes) aprueban reglamentos técnicos relacionados con los productos en forma de decisiones ministeriales y decretos del Consejo de Ministros.

Las normas internacionales y de la Unión Europea son generalmente aceptadas en el Líbano.

Algunos bienes de consumo de larga duración deben ajustarse a la normativa libanesa (en este apartado se incluyen electrodomésticos, equipos de audio y video, juguetes, lámparas, baterías y cargadores).

El organismo encargado de la supervisión para obtener el certificado de conformidad (necesario para la importación de un número limitado de productos) es el Instituto de Investigación Industrial (IRI por sus siglas en inglés). El IRI ha delegado sus funciones en Bivac Internationaltanto para las inspecciones en destino como para las inspecciones previas a embarque.

Hay normas especiales que se aplican al embalaje y etiquetado de determinados productos:

Certificación Halal
En el país conviven distintas confesiones religiosas, musulmanes y cristianos están repartidos por todo el país. La entrada de productos con certificado Halal no es una condición indispensable y solo afecta a la población musulmana.
A través de esta certificación se garantiza que los productos han sido procesados según las leyes islámicas.

IMPUESTOS Y ADUANAS

La base de datos “Market Access” de la Unión Europea, en concreto el módulo Exporters guide to import formalities, facilita información actualizada de los certificados, normas de etiquetado y requisitos técnicos para la importación en el país.
Respecto a los aranceles aplicables en el Líbano, éstos pueden consultarse en la base de datos de acceso a los mercados, Market Access Database.

La Administración de Aduanas libanesas también publica la guía Customs Guide Principles and Procedures of Customs Declarations sobre los trámites aduaneros necesarios.

Aparte de los aranceles, la importación de mercancías en el Líbano está sujeta al impuesto del valor añadido (TVA) y otros pagos en frontera.
El Líbano mantiene un régimen de importaciones abierto y un nivel de protección arancelaria relativamente bajo (5%), aunque matizado por crestas arancelarias que gravan la importación de algunos productos como los vinos, frutas y vegetales (70% arancel general MFN, reducido a 35% para productos de la UE, en este caso vinos).

Debido al Acuerdo Comercial UE-Líbano, desde marzo 2015, la mayor parte de los productos comunitarios pueden entrar en el mercado libanés con arancel cero. El Ministro de Industria ha declarado recientemente que este Acuerdo penaliza a la industria libanesa, siendo claramente favorable para industria de la UE.

Acuerdos bilaterales con España

En estos momentos y según la información del Ministerio de Asuntos Exteriores español los acuerdos bilaterales más importantes en materia económica y comercial vigentes son los siguientes:

 

INVERTIR EN EL LÍBANO

Entre los aspectos ventajosos para invertir en el Líbano se encuentran los siguientes:

Incentivos Fiscales

El Líbano tiene, además, un bajo nivel de carga fiscal, situación ideal para atraer la inversión extranjera. Entre estos incentivos fiscales hay que señalar los siguientes:

En lo referente a los campos de inversión:

Las diez principales partidas engloban el 61% del total de la exportación española al Líbano.

 

FORMAS JURÍDICAS DE EMPRESA

El derecho mercantil libanés reconoce varios tipos de sociedades comerciales:

Salvo en el sector inmobiliario, bancario y de seguros, y medios de información, el valor del capital de los inversores extranjeros no está limitado. No obstante, la mayoría de las acciones de la sociedad deben pertenecer a libaneses.

 

CONOCE EL PAÍS

ALGO DE HISTORIA

Líbano es un Estado que se encuentra en la región de Oriente Próximo y está situado en la orilla oriental del mar Mediterráneo. Con una extensión de 10.452 km², su población supera los 4 millones de habitantes, de los que la mitad habitan en el área metropolitana de la capital, Beirut.
La presencia humana en la región comienza en época temprana del Neolítico, al igual que sucedió en el resto de Oriente Próximo. En la ciudad de Byblos se han encontrado restos de este período.
La historia de los fenicios está muy ligada al país, dónde crean asentamientos y las bases que les permitirá más adelante comerciar a lo largo de todo el Mediterráneo. En época del Imperio romano ciudades libanesas como Baalbek tuvieron un papel protagonista en la zona.
La llegada del Islam fue temprana, y a partir del siglo VII esta región fue incorporada al naciente imperio islámico. Los omeyas fijan su presencia en el país dada la cercanía de su capital Damasco. A los omeyas les sucederán los abasíes.
A partir del siglo XVI Líbano será anexionado al poder otomano que detenta el control de esta zona hasta principios del siglo XX. Tras el desmembramiento del Imperio otomano al finalizar la Primera Guerra Mundial, la provincia del Líbano quedó integrada en el Mandato francés, según el reparto previsto en el acuerdo secreto franco-británico de Sykes-Picot de 1916.
En 1926, el Gran Líbano recibía una Constitución inspirada en la Constitución francesa de 1875 que definía al país como una república presidencialista y cambiaba su nombre por el de República Libanesa.
En 1943, Francia reconoció finalmente la independencia del Líbano. En ese momento, se estableció el Pacto Nacional, un acuerdo que establecía un nuevo reparto de los principales puestos políticos y administrativos entre las principales comunidades confesionales del país. Este Pacto reafirmaba la independencia del Líbano respecto a la hegemonía occidental y respecto a cualquier otro país árabe de la región, en referencia a Siria.
Entonces, el país se estructuró en torno a una República Parlamentaria. Su sistema político y administrativo se basó entonces en el confesionalismo con un reparto más o menos proporcional de poder para cada comunidad religiosa.
La capital, Beirut, está en una península que avanza en el mar desde la costa. Hasta 1975 fue una ciudad relevante en el Mediterráneo oriental con una arquitectura moderna que alternaba grandes avenidas y paseos marítimos con callejas de barrios antiguos. La ciudad sufrió un cambio drástico con las sucesivas guerras. Hoy por hoy, su paisaje urbano va mejorando lentamente aunque perduran aún edificios destruidos durante la guerra.
Retomando la historia del país, la reforma constitucional de 1990 introdujo importantes cambios. Primero, reformó el poder ejecutivo que, hasta entonces, estaba concentrado en manos del presidente de la República, otorgando más poder a la figura del primer ministro y más competencias al Consejo de Ministros.
El poder legislativo siguió en manos de la Asamblea Nacional o Parlamento y se modificó el reparto de los escaños parlamentarios.
Más adelante, los enfrentamientos armados entre las milicias chiíes de Hezbolá y Amal contra la coalición 14M obligaron a adquirir una serie de compromisos en mayo de 2008 conocidos como los Acuerdos de Doha, que establecieron las mimbres para una reforma de la ley electoral e introdujeron novedades en el paisaje político institucional libanés.
En 2016 los diferentes partidos libaneses acordaron nombrar a Michel Aoun como Presidente de la República tras dos años de espera.
El Jefe del Estado es el Presidente de la República. El Presidente de la República debe ser cristiano maronita y es elegido por mayoría simple de los miembros de la Asamblea Nacional.

 

DATOS BÁSICOS

Nombre oficial del país: República del Líbano.
Capital: Beirut (1,9 millones de habitantes en el área metropolitana del Gran Beirut).
Otras ciudades: Trípoli, Sidon (Saida), Tiro (Sour), Zahleh, Byblos, Junieh, Baalbek, Anjar, Nabatiye, Zgharta.
Superficie del país: 10.452 km2.
Población general: 4.2 millones de habitantes.
Moneda: Libra libanesa (LBP). El tipo de cambio es de 1 EUR = 1.645,47 LBP (mayo 2017).
Idioma: El árabe es la lengua oficial. También se habla inglés y francés.
Religión: En el Líbano no existe una religión oficial. El Estado reconoce el culto de 18 confesiones religiosas: 12 son cristianas, (maronita, griega-ortodoxa, Armenia-ortodoxa, siríaca, caldea, latina, griega, siríaca, armenia, asiria, caldea, copta) y 1 protestante. Las comunidades musulmanas son 5 (suní, chií, ismaelí, drusa y alauí), y finalmente la judía.
Forma de Estado: República Parlamentaria.
Nº de residentes españoles en el país: Unos 1.400 españoles residen o trabajan en el país, de los que 620 son militares desplegados en el sur de Líbano en misión de paz (2017).

 

SOCIEDAD Y CULTURA

El Líbano es un mosaico de diferentes grupos étnicos y religiosos que dan forma a un país muy diferente al del resto de sus vecinos de la región de Oriente Próximo. Sus peculiaridades tienen sus raíces en el desmembramiento del Imperio Otomano y su posterior proceso de colonización europea, que dieron como resultado una Constitución y una organización administrativa fuertemente marcadas por el confesionalismo, donde el peso relativo de cada comunidad religiosa determina el poder político.
Desde 1932 no se ha hecho ningún censo de población por miedo a socavar la actual división de poderes, basada en la composición de la población por comunidades religiosas. Por ello, las cifras que circulan sobre la población libanesa son estimaciones. Por otro lado, se desconoce el número de libaneses que emigraron durante la guerra civil y no regresaron.
La población libanesa es una mezcla de elementos fenicios, griegos, armenios y árabes, que tienen en común la lengua árabe. Se estima que la población total, incluidos emigrantes y palestinos refugiados, supera los cuatro millones de habitantes.
Hoy por hoy, a esos cuatro millones de habitantes hay que sumar los refugiados sirios que desde el año 2011 han cruzado la frontera para huir de la guerra civil del país vecino. Según Naciones Unidas (ACNUR), el número de refugiados sirios que han huido de Siria al Líbano ha superado el millón. Los refugiados de Siria representan una cuarta parte de la población local, con más de 220 refugiados sirios por cada 1.000 ciudadanos libaneses.
Así, el Líbano se ha convertido en el país con la mayor concentración de refugiados per cápita en todo el mundo y alberga la mayor concentración de refugiados en la historia reciente.
Sin embargo, la población residente en el país es muy pequeña en comparación con la enorme diáspora libanesa residente en el mundo, que se estima en más de 15 millones de habitantes sobre todo en los países del Golfo Pérsico, América del Norte (Canadá, Estados Unidos y México), América del Sur (Brasil, Argentina), Australia y África Occidental.
El porcentaje de población urbana en el país es muy elevado, situándose en el 87%, que se explica tanto por la orografía del país que dificulta el acceso al interior, como por las oportunidades socio-económicas que ofrecen las grandes ciudades que se sitúan a lo largo de la costa mediterránea: la capital y su área metropolitana conocida como el Gran Beirut concentra a dos millones de personas, la mitad de la población del país.
El país posee varios sitios inscritos en la Lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Las ruinas de la ciudad de Anjar, fundada por el califa omeya Walid I, fueron inscritas en 1984; ese mismo año también fueron incorporadas a la lista, las ruinas de la ciudad romana de Baalbek, y las ciudades de Byblos y Tiro; en 1998 lo fueron el Valle Santo y el Bosque de los cedros de Dios.
La diversidad cultural del Líbano explica las particularidades de sus principales ciudades: Beirut, Baalbek, Byblos, Jaita y la región de Shuf, destinos clave para cualquier turista que desee conocer este hermoso país.
Una visita al país puede empezar en Beirut, principal entrada internacional del país. Una ciudad cosmopolita y llamativa que está renaciendo de sus cenizas tras la dura guerra civil que asoló al país. Una oferta gastronómica y de compras de nivel internacional. Visitas obligadas también son las ciudades de Baalbek y Anjar, en el valle de la Bekaa. Biblos es una apacible ciudad costera a los pies de Monte Líbano, destino turístico de muchos libaneses en la estación de verano. La región del Shuf se encuentra al sureste del país. Aquí se tendrá oportunidad de descubrir una de las más interesantes zonas verdes del país, un paisaje lleno de jardines con frutas y verduras en cada vivienda y valles frondosos al costado de los caminos. La ciudad de Tiro, en el sur, es otra lugar que no debe quedarse en la mochila de todo viajero que visité Líbano.
En lo referente a la situación de la mujer, las leyes sobre el divorcio son discriminatorias hacia las mujeres en cada confesión religiosa, aunque cada grupo tiene su propio código. Por ejemplo, los suníes y los chiíes conceden a los hombres el derecho absoluto de divorciarse, mientras que para las mujeres sólo es un derecho condicional. Del mismo modo, los hombres pueden divorciarse aunque no estén en un tribunal y en ausencia de sus esposas pero las mujeres no.

 

INFORMACIÓN PRÁCTICA

RELACIONES EN LOS NEGOCIOS

El empresario que pretenda hacer negocios en el Líbano debe entrar sin prejuicios. Pese a estar situado en una región conflictiva, es un país moderno, con una gran mezcla de culturas y religiones, que acoge a los extranjeros con los brazos abiertos.
En líneas generales, los productos españoles tienen buena reputación en el Líbano, y están considerados, al igual que todos los productos europeos, como productos de calidad. Sin embargo, España no tiene la misma presencia en el mercado que otros países como Francia (presente en casi todos los sectores), Italia (diseño) y Alemania (tecnología). España destaca en el sector textil y en material cerámico para viviendas.
El empresario libanés valora mucho las relaciones personales. La relación entre socios comerciales descansa en un alto nivel de confianza que se adentra en el plano personal y se gana a través de visitas al país e invitaciones recíprocas.
En cualquier caso, se recomienda mantener una relación continuada con el empresario, ya que la mera recepción de correspondencia comercial no se considera suficiente para despertar el interés del importador.
Es especialmente importante la elección de un socio local (distribuidor o representante) con buena solvencia y estrechas relaciones con las administraciones públicas, ya que puede facilitar el desarrollo del proyecto y ayudar a resolver las pequeñas trabas que puedan surgir en la comercialización de los productos españoles. Asimismo, es importante que el socio local disponga de cierta fuerza en el mercado para introducir nuevos productos.
El libanés es muy abierto, sociable y servicial. Su nivel educativo es alto (el uso del inglés y el francés en el ámbito de los negocios está generalizado) y muchos de ellos han estudiado en el extranjero. Esto, unido a su iniciativa empresarial, convierte a los libaneses en los empresarios más dinámicos de Oriente Próximo.
Los libaneses tienen un sentido de la hospitalidad muy desarrollado y diferente al español.
Para el empresario libanés es muy importante entablar contactos más allá del despacho y son frecuentes las invitaciones para comer o cenar, por lo que es recomendable aceptar toda invitación, pues forma parte del proceso de negociación.
Se recomienda evitar en todo momento cualquier debate relativo a temas políticos y religiosos.
Nos encontramos con un país situado en una de las regiones más conflictivas del planeta y donde podemos encontrar hasta 18 confesiones religiosas oficiales.
Para el libanés, es sumamente importante la presencia física y las apariencias, por lo que es fundamental cuidar la vestimenta y el tratamiento a la hora de establecer contactos, así como respetar la puntualidad (aunque el libanés suele ser impuntual). En caso de que no se pueda llegar a tiempo a una cita, se recomienda avisar del retraso.

 

PASAPORTE Y VISADO

Para entrar al país es necesario el pasaporte en regla. No es necesario tener visado de entrada al Líbano. Es recomendable que su validez sea, como mínimo, seis meses superior a la fecha de entrada. Asimismo, es obligatorio que el pasaporte no tenga ningún visado ni sello del Estado de Israel. Si así fuera, se denegará la entrada. También se puede rechazar la entrada a quienes muestren un billete de avión que incluya Israel en el recorrido del viaje.
Los españoles de origen libanés o con doble nacionalidad deben estar especialmente atentos a estas advertencias.
Los ciudadanos con pasaporte de países de la Unión Europea necesitan visado, que se puede obtener sin dificultad, bien en la Embajada de Líbano en Madrid o en los diferentes puntos fronterizos, incluido el aeropuerto de Beirut. Se recomienda que el mismo posea una validez de, al menos, seis meses superior a la fecha de entrada.
Es importante señalar que, por razones políticas, no se concede visado a quienes presenten pasaportes con sellos de entrada o salida de Israel.
La Sección Consular de la Embajada sugiere que los representantes de empresas españolas que se desplacen a este país anuncien su viaje y presencia en el Líbano enviando un correo a la Embajada (emb.beirut@maec.es). Conviene también, tal como recomienda el MAEC en su web, registrar los datos del viaje en el Registro de Viajeros https://www.visatur.maec.es/viajeros/
Para cualquier información adicional, se recomienda visitar las “Recomendaciones de viaje en el Líbano” que recoge la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores de España.
Se recuerda la necesidad de que el viajero no sobrepase el período de estancia autorizado en su visado. Si lo hace, antes de intentar abandonar el país, deberá regularizar su situación en las oficinas del Departamento de Pasaportes e Inmigración de la Dirección General de Seguridad General. Por lo general, también se deberá pagar una multa.

Aviso importante:
En la medida en que se han reforzado los controles en frontera y para evitar posibles denegaciones de entrada, se recomienda a los viajeros:

  1. Contar con un billete de regreso (salvo que se sea residente en Líbano).
  2. Disponer de medios económicos suficientes para costear la estancia en el país.
  3. Demostrar que el viajero va a alojarse en una dirección mientras dura su estancia. Si es un hotel, puede presentarse la correspondiente reserva. Si se trata de una dirección particular, puede aportarse el nombre y el teléfono de la persona que invita.

 

Estancia en el país
Debido a los conflictos que tienen lugar en la región siempre hay que tener precaución si se instala en el país. Si bien el conflicto de guerra civil parece superado en ocasiones se producen rebrotes de disturbios entre facciones o grupos religiosos.
De manera general, Líbano es un país que cuenta con infraestructuras y servicios modernos. El ciudadano libanés está además habituado a tratar con extranjeros y es políglota por lo que no será fácil relacionarse con la población local durante su estancia.

 

CONDICIONES DE VIDA

El nivel de vida en Líbano es alto y los precios están en consonancia a este nivel. El alquiler y la compra de vivienda son especialmente costosos, sobre todo en la capital.
La situación sanitaria en el país es correcta y, en líneas generales, no hay riesgos especiales. El nivel de atención sanitaria privada, especialmente en la capital, es alto y de gran calidad, pero puede resultar muy costoso, por lo que se recomienda la contratación de un seguro de atención médica.
Respecto a los medicamentos, las farmacias son numerosas y es posible encontrar la mayoría de productos, sobre todo en la capital. Sin embargo, en el caso de requerirse medicamentos especializados se aconseja comprobar su disponibilidad en el país antes de viajar.
Profesores y estudiantes sirios han sido desplazados al Líbano, junto con sus familias, y muchos niños refugiados no han asistido a la escuela durante varios años. De los casi 340.000 sirios de entre 6 y 17 años, que han sido registrados por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en el Líbano, aproximadamente el 45% asiste a escuelas públicas libanesas. El resto recibe educación en establecimientos privados y semiprivados y enseñanza no formal.
La educación preescolar en el Líbano está enfocada a los niños de cuatro a seis años de edad y no es obligatoria, pero sí gratuita, y tiene una duración de 2 años. Posteriormente a los siete años de edad, ingresan a la educación primaria, que se divide en dos ciclos de tres años cada uno. El segundo nivel lo constituye la educación intermedia, la cual se extiende a lo largo de 3 años, complementando así el bloque de la educación básica u obligatoria. El siguiente nivel de estudios es el ciclo secundario, el cual tiene una duración de tres años.
Existen dos tipos de estudios secundarios, aquellos que ofrecen una formación general y los que cuentan con un programa técnico o vocacional. En los primeros, durante el primer año se ofrece una formación de tipo general para todos los alumnos, mientras que el segundo y tercer año proporcionan al alumno una especialización en ciencias o humanidades. En los estudios de tipo técnico se preparan a los alumnos en alguna industria o arte en particular. Ambos programas culminan con el examen de conocimientos para obtener el diploma correspondiente al área del conocimiento elegida.
La educación superior se presta en los Institutos Superiores Técnicos o en distintas públicas y privadas diseminadas por todo el país. La duración de los estudios depende de la rama del conocimiento elegida y del grado de especialización. Existen universidades privadas de gran prestigio en el país como la Universidad Americana de Beirut o la Universidad Libanesa-Americana (LAU), dónde estudiar cualquier tipo de carrera universitaria.

 

TRABAJAR EN EL PAÍS

Cualquier extranjero puede trabajar en el país siempre y cuando consiga el permiso legal para trabajar expedido por el Ministerio de Trabajo libanés. Los empleados extranjeros tienen los mismos derechos que los locales.
El permiso de residencia se solicita en el Departamento de Seguridad General. Para obtenerlo es necesario contar con un contrato de trabajo, previamente autorizado por los Ministerios de Interior y Trabajo. También hay que aportar la documentación referente al lugar de residencia (contrato de alquiler), así como el pasaporte. Los trámites para obtener el permiso de residencia son bastante largos.
Para viajar al Líbano no es obligatoria ninguna vacuna, exceptuando la normativa internacional de certificado de vacunación contra la fiebre amarilla para los viajeros  procedentes de países con riesgo de transmisión.
Los ciudadanos extranjeros que trabajan en Líbano están clasificados en distintas categorías según los sectores en los que trabajan.
Los trabajadores extranjeros que cuenten con contratos locales se benefician de las subvenciones familiares, seguros de enfermedad y maternidad, siempre y cuando dispongan de un permiso de trabajo válido.

Condiciones de trabajo
La semana laboral en el Líbano es de lunes a sábado. El tiempo máximo de trabajo semanal es de 48 horas. El horario de trabajo de la Administración es de 8.00 a 14.00 horas de lunes a jueves; de 8.00 a 11.00 horas el viernes; y de 08.00 a 13.00 horas el sábado.
El horario de las principales empresas del país es generalmente de 08.30 a 17.00 horas de lunes a viernes, y de 8.30 a 14.00 horas el sábado. Por último, los comercios suelen tener un horario más amplio, de 9.00 a 19.00 horas, salvo los principales supermercados y centros comerciales que permanecen abiertos hasta las 22.00 horas, incluso los domingos.

 

CONDICIONES DE SEGURIDAD

Según la información que proporciona el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, la situación política y de seguridad es inestable. Por ello, es aconsejable extremar las medidas de precaución ante la evolución de la situación de seguridad y seguir atentamente las indicaciones de las autoridades locales. También es importante respetar las instrucciones de los agentes en los controles de seguridad establecidos por el ejército y las fuerzas de seguridad.
En caso de disturbios, manifestaciones o concentraciones de personas, se recomienda alejarse de las zonas afectadas sin involucrarse en los incidentes.
Por otra parte, los niveles de delincuencia común en Líbano son bajos. Sin embargo, desde el empeoramiento de la situación en Siria, puede haber un mayor riesgo de sufrir algún robo a personas y vehículos. Por lo tanto, se recomienda extremar las medidas habituales de precaución.
El ejército y las fuerzas de seguridad tienen establecidos controles rutinarios en diversas zonas del país, incluyendo la capital, por lo que se recomienda que todos los españoles realicen sus desplazamientos con su documentación en regla.
Las zonas de riesgo que deben ser evitadas son las siguientes: las zonas fronterizas entre Líbano y Siria; norte y este del valle de la Bekaa (Ersal, Hermel, Wadi Khaled) y las carreteras secundarias por el valle en general; en el valle de la Bekaa se produjeron escaramuzas entre las fuerzas de seguridad libanesas y yihadistas. Por ello, se desaconsejan los desplazamientos por dicha zona, incluidas las visitas a las ruinas de Baalbek; la región de Trípoli y barrios de Bab el Tabaneh, Jabal el Monseh y de Nahr Abu Ali Al-Mina en la ciudad de Trípoli; la región de Akkar; la región sur del país, zona de operaciones de la FINUL, al sur del río Litani; y los campos de refugiados palestinos; en Beirut, los barrios chiíes de Dayieh (Bir al-Abed / Bir Hassan).

 

CONTACTOS Y ENLACES ÚTILES

EMBAJADA Y CONSULADO DEL LÍBANO EN ESPAÑA:

Paseo de la Castellana, 178, 3º Izquierda. 28046, Madrid
Tel.: +34 91 345 1368/1370/1369
Fax: +34 91 345 5631


EMBAJADA Y CONSULADO DE ESPAÑA EN EL LÍBANO:

Palais Chehab, Haret El Botm Street, facing St. Joseph des Antonins Church. Hadath,
Baabda.
P.O.Box: 11/3039 Beirut 1107 2120
Tel.: +961 5 46 41 20
Fax: +961 5 46 40 30
emb.beirut@mae.es


OFICINA ECONÓMICA Y COMERCIAL DE LA EMBAJADA DE ESPAÑA EN EL LÍBANO:

Tabaris. Gebran Tueini Square, Ashada Bldg, 4th Floor. Beirut.
Tel.: +961 1 32 56 22
Fax: +961 1 33 32 03
beirut@comercio.mineco.es

http://www.oficinascomerciales.es/

 

OTRAS DIRECCIONES DE INTERÉS:

Instituto Cervantes
B.P. 113/5344. Down Town, Maarad St. IMM. n.º 287 A & B
Tel.: 01 970 253 y 01 34 77 55
Fax: 01 970 291
cenbei@cervantes.es
http://beirut.cervantes.es/
Lebanese Customs (Directorate General of Customs)
Army Street, Trade and Finance Bldg., Beirut.
Tel. / Fax: +961 1 37 31 60/61

Federation of Chambers of Commerce, Industry and Agriculture in Lebanon
Justinien Street. Sanayeh, Beirut.
P.O. Box: 11/1801 Beirut.
Tel.: +961 1 74 41 60
ifafl@ccib.com.lb

Investment Development Authority of Lebanon (IDAL)
Azarieh Tower, 4th Floor, Emir Bechir Street. Rial El-Solh, Beirut.
P.O. Box: 113/7251 Beirut.
Tel.: +961 1 98 33 06/07/08
Fax: +961 1 98 33 02/03
http://investinlebanon.gov.lb/

Council for Development and Reconstruction
Tallet Al Serail, Riad El-Solh, Beirut.
P.O. Box: 3170/11.
Tel.: +961 1 98 00 96
Fax: +961 1 98 12 52/53
infocenter@cdr.gov.lb

Association of Lebanese Industrialists (ALI)
Justinien street, CCIAB Bldg, 5th floor. Sanayeh, Beirut.
P.O.Box: 11/1520 Riad El-Solh - 1107 2080 Beirut
Tel.: +961 1 35 02 80/1/2
Fax: +961 1 35 11 67
ali@ali.org.lb

Beirut Traders Association (BTA)
Justinien Street, CCIAB Bldg, 4th Floor. Sanayeh, Beirut.
Tel.: +961 1 34 5735/7997
Fax: 961 1 74 78 87

ACI Lebanon - Financial Markets Association
Queen's Plaza Center, Bloc B, 6th Floor. Sin El Fil Highway. El Baouchrieh, Beirut.
Tel.: +961 1 25 00 64
Fax: +961 1 25 03 29
secretariat@acilebanon.com

Rassemblement de Dirigeants et Chefs d’Entreprises Libanais
Independance Avenue, Sarraf Bldg. Ashrafieh, Beirut.
Tel.: +961 1 32 04 50 / +961 3 28 98 00
Fax: +961 1 32 03 95
rdcl@rdcl.org.lb

Lebanese Contractors Syndicate
Corniche du Fleuve, Victoria Tower Bldg., 5th Floor. Beirut.
P.O. Box: 11/6818 Beirut
Tel.: +961 1 61 29 33
info@lcsyndicate.com.lb

 

Descarga Adobe Acrobat Reader para visualizar los siguientes documentos:

DESCARGAS

Datos macroeconómicos:

 

Exportaciones e importaciones:

 

Otros documentos: