Malasia
Conocer otro país

Galería de Fotos 
Mapa de Malasia

 

 


EXPORTAR E INVERTIR EN EL PAÍS

FERIAS COMERCIALES

Ferias Comerciales Malasia 2016-2017


EXPORTAR

Según las últimas cifras publicadas por el Economist Intelligence Unit, en 2015 las exportaciones turcas alcanzaron los 180.143,7 millones de Euros y sus importaciones 158.595,1 millones de Euros, lo que arrojó un superávit en la balanza comercial ese año.
Comparado con los datos del año anterior tanto las exportaciones como las importaciones aumentaron en Malasia en 2015. Las primeras un 2,31% mientras que las importaciones subieron un 0,88%.
En Malasia ha habido un aumento tanto de las importaciones como de las exportaciones en los últimos diez años. Las exportaciones malasias estaban encabezadas por los circuitos integrados, el refinado de petróleo, el gas de petróleo, productos de telefonía y el aceite de palma. Los principales destinatarios de las exportaciones malasias son Singapur, China, los Estados Unidos, Japón y Tailandia. En cuanto a las importaciones provienen fundamentalmente de los mismos países a los que exporta, pero la lista está encabezada por China, principal socio comercial de Malasia.
Las relaciones comerciales entre la UE y Malasia son buenas. En estos momentos Europa se ha convertido en un importante inversor en el país asiático. La UE inició negociaciones para un Acuerdo de Libre Comercio con Malasia en octubre de 2010. Desde entonces se han celebrado rondas negociadoras hasta abril de 2012, cuando la ronda de encuentros se paró. Desde 2015 se han reanudado algunos contactos entre las partes, pero no existe fecha para una nueva ronda negociadora.
Respecto a las relaciones comerciales de España con Malasia, la balanza comercial es favorable al país asiático. En 2015 las exportaciones españolas a Malasia alcanzaron la cifra de 488 millones de Euros, mientras que las importaciones del país asiático fueron de 594 millones de Euros. De manera general, nuestro volumen de intercambio comercial está alejado del de otros países de la UE (Países Bajos y Alemania). Las relaciones económicas hispano-malasias son todavía muy bajas.
En cuanto a las exportaciones españolas destacan los productos intermedios, encabezados por la siderurgia. En relación a las importaciones, predominan el aceite de palma, y productos eléctricos y electrónicos producidos por multinacionales del sector en Malasia.
Según datos de EXTENDA, Andalucía exportó en 2015 a Malasia por un valor de 430 millones de Euros. Según los informes del organismo andaluz, Malasia es uno de los mayores exportadores mundiales de productos eléctricos, representa oportunidades para las empresas andaluzas en el sector TIC, biotecnología, nanotecnología y energías renovables, y turismo. Malasia se encuentra en el tercer lugar en el ranking de los países a los que Andalucía exporta, superado tan sólo por Marruecos y Turquía.
Malasia es de hecho una de las economías más abiertas de Asia, con un comercio internacional que representa el 139% de su PIB. El índice de apertura de la economía malaya ha ido en aumento en los últimos años. Para poder tanto exportar como importar las licencias hay que solicitarlas al Ministerio de Comercio e Industria.
Malasia es miembro de la OMC, y aplica el Sistema Internacional Armonizado de Clasificación Arancelaria (SITC). Este sistema está adaptado a la estructura arancelaria europea (las equivalencias se recogen en las estadísticas oficiales publicadas). La mayoría de las mercancías se pueden importar bajo el sistema de "general open license". Las tarifas aplicadas son en su mayoría ad valorem; existen algunos derechos específicos y sobre ambos se carga un "sales tax", entre el 5 y el 10%. Para importar productos al país es necesario adquirir la licencia de importación y exportación en el Ministerio de Comercio e Industria malasio
El país ha venido aplicando una política de recortes en los aranceles unilaterales. En 2013 el 80% de las tasas fueron de un 10% o menos. El informe de la OMC de 2014 destacaba los esfuerzos llevados a cabo por el Gobierno malasio para lograr una mayor integración en la economía mundial
Existen prohibiciones y restricciones a la importación de determinados productos y sustancias, todas ellas están recogidas en la “Custom Orders” de 2008; en este caso la venta o la compra están sujetas a la obtención de una licencia.
El sector del automóvil goza de una protección muy fuerte. Los aranceles aplicados a los coches oscilan entre el 140 y 300%; las piezas pagan entre el 42 y 80%, por lo que se prefiere montar los vehículos en el país. También tienen una alta protección el sector del vidrio y la cerámica (entre un 30 y 60%), los productos químicos, el hierro y el acero, el cuero, los textiles y algunos productos alimenticios.
Debemos tener en cuenta a la hora de exportar que la certificación y la homologación se va imponiendo en ciertos sectores. Se exigen certificados de calidad en los productos cerámicos y de acero y normas de etiquetado en los alimenticios.
En cuanto a las importaciones de carne y derivados del cerdo, sólo están autorizados ciertos cortes y la importación de estos productos la contralan unos cuántos importadores. Las importaciones de otras carnes tienen que pasar un control islámico (Certificado Halal).
Las empresas españolas tienen interesantes oportunidades de negocios en los sectores de las infraestructuras, servicios, industrias innovadoras, material eléctrico y electrónica, agricultura, o biotecnología entre otros.


Certificación Halal
A través de la certificación Halal se debe garantizar que el producto ha sido procesado siguiendo los preceptos del Corán. Malasia es un país islámico liberal y la certificación Halal es obligatoria para la importación de productos cárnicos y otros.
Malasia fue el primer país en el mundo en elaborar una normativa Halal. En la actualidad la industria Halal representa alrededor del 6% del PIB malasio. El país está decidido a convertirse en un auténtico “hub” del sector. Según datos facilitados por el país, las importaciones de productos Halal crecieron en el período 2010-2013 un 57%.
Las importaciones de carnes diferentes del porcino han de pasar los controles islámicos (Halal), muy exigentes.

 

IMPUESTOS Y ADUANAS

Malasia es un país con una alta apertura comercial, tiene un régimen comercial abierto para productos no sensibles y los aranceles que aplica no son desorbitados, sin embargo protege sobremanera a los sectores de los automóviles, la cerámica y algunos alimentos y bebidas, estos últimos atendiendo más a criterios culturales y religiosos que puramente económicos.
El país ha venido aplicando una política de recortes en los aranceles unilaterales. En 2013 el 80% de las tasas fueron de un 10% o menos. El informe de la OMC de 2014 destacaba los esfuerzos llevados a cabo por el Gobierno malasio para lograr una mayor integración en la economía mundial
Existen prohibiciones y restricciones a la importación de determinados productos y sustancias, todas ellas están recogidas en la “Custom Orders” de 2008; en este caso la venta o la compra están sujetas a la obtención de una licencia.
El sector del automóvil goza de una protección muy fuerte. Los aranceles aplicados a los coches oscilan entre el 140 y 300%; las piezas pagan entre el 42 y 80%, por lo que se prefiere montar los vehículos en el país. También tienen una alta protección el sector del vidrio y la cerámica (entre un 30 y 60%), los productos químicos, el hierro y el acero, el cuero, los textiles y algunos productos alimenticios.
Debemos tener en cuenta a la hora de exportar que la certificación y la homologación se va imponiendo en ciertos sectores. Se exigen certificados de calidad en los productos cerámicos y de acero y normas de etiquetado en los alimenticios.
En cuanto a las importaciones de carne y derivados del cerdo, sólo están autorizados ciertos cortes y la importación de estos productos la contralan unos cuántos importadores. Las importaciones de otras carnes tienen que pasar un control islámico (Certificado Halal).
En cuanto a las tasas varían, por ejemplo materias primas, maquinaria, productos alimenticios esenciales y productos farmacéuticos no están sujetos a tasas o a tasas muy bajas.


Acuerdos bilaterales
En este momento y según la información del Ministerio de Asuntos Exteriores los acuerdos bilaterales más importantes suscritos entre España y Malasia son los siguientes:

 

INVERTIR EN MALASIA

Malasia invita activamente a la inversión extranjera, ofrece una combinación de incentivos para los inversores extranjeros sin restricciones. Existe para ello una completa infraestructura de apoyo a la inversión. La política que ser lleva a cabo en este momento incentiva al sector industrial, sobre todo aquel relacionado con  las operaciones regionales, el sector servicios basado en la industria, industrias tecnológicas y el sector de la biotecnología.
En estos últimos años el Ejecutivo malasio ha liberado sobretodo sectores como el de servicios y el financiero. Sin embargo, de esta política de liberalizaciones quedaron excluidos algunos sectores de referencia para España: arquitectura, ingeniería, despachos de abogados, comercio minorista, restaurantes y hoteles de menos de cuatro estrellas.
En el sector industrial se permite desde 2003 un 100% de participación extranjera y también en el sector financiero. En el sector servicios un total de 44 subsectores han sido liberalizados, entre ellos el turístico, el de salud o el de transportes.
La inversión extranjera fue un pilar importante en la década de los 80 y 90 del pasado siglo y a lo largo de la última década ha sufrido altibajos. Los principales inversores en Malasia son Japón, Arabia Saudí, Singapur, China, Corea del Sur y Francia, entre los sectores de mayor inversión el eléctrico y el electrónico. Hay más de 5000 empresas con participación extranjera en Malasia de más de 40 países.

La Unión Europea (UE) y Malasia han rubricado en abril de 2016 un acuerdo de asociación y cooperación. Las negociaciones de este acuerdo dieron comienzo en 2010. Ese mismo año se aprobó también el inicio de las negociaciones para un Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Malasia. Tras la firma del acuerdo de asociación la UE declaró que este acuerdo podría desembocar un futuro acuerdo de libre comercio.

 

FORMAS JURÍDICAS DE EMPRESA

Malasia ha hecho un esfuerzo importante para convertirse en uno de los países del mundo que más facilidades ofrecen al extranjero para implantarse. El país además es uno de los que ofrece mayor seguridad jurídica para el inversor extranjero.
Para instalarse en el país hay diversas opciones que pueden ser consideradas.
Compañía limitada por acciones (Company Limited by Shares). Es el tipo de sociedad más común. Similar a una sociedad anónima. Esta sociedad puede ser pública o privada, en el sentido anglosajón que tienen estos términos. Si la sociedad es privada se establece un límite máximo de 50 socios.
Joint-Venture. Es la manera de entrar en el mercado local a través de un socio local.
Oficina comercial. Es la forma más sencilla y barata de instalarse en el país ya que apenas requiere inversión. Puede tener un agente local o expatriado al frente de la misma. Las ventas se facturan desde el país de origen.
Representación local. Tener presencia en el país a través de una empresa local.
Desde 2003 las autoridades malasias permiten hasta un 100% de capital extranjero para industrias de transformación autorizadas por el Ministerio de Industria y Comercio.

 

 

CONOCE EL PAÍS

ALGO DE HISTORIA

Se han encontrado en Malasia restos de un cráneo con 40.000 años de antigüedad en las cuevas de Niah, en Sarawak. En el siglo II a.C. llegaron a las costas malasias los primeros conquistadores desde China, y siglos después comerciantes indios se instalaron en Kedah y a lo largo de la costa oeste de la península. Ambos pueblos introdujeron en el país las religiones hindú y budista.
Del siglo VII al XIII toda la zona cae en manos del Imperio Srivijaya. Éstos controlaban el estrecho de Malaca, Java y el sur de Borneo, comerciaban con India y China y consiguieron instaurar una importante actividad comercial. Con el tiempo el reino de Ligor (Tailandia) y el de Majapahit (Java) hicieron desaparecer el Imperio Srivijaya en el siglo XV. De manera paralela, aunque los primeros comerciantes musulmanes llegaron a Malasia en el siglo X, no sería hasta los siglos XIV y XV que el Islam se convertiría en la religión dominante en el país. La nueva religión tuvo como consecuencia la creación de numerosos sultanatos el más importante de los cuales sería el Sultanato de Malaca.
Más adelante, a comienzos del siglo XVI, llegan a Malaca los primeros colonizadores europeos al país. Los portugueses en su afán por conquistar territorios se asientan en Malaca con el permiso del sultán local, pero apenas 2 años después de su llegada los portugueses expulsaron del país a su sultán y a su ejército y se hicieron con el control de Malaca. La presencia de los portugueses duró más de 130 años. En 1641 una alianza entre holandeses y los sultanes de Johor acabaron con la presencia portuguesa en Malaca; sin embargo Holanda su cuartel general en la actual Yakarta (Indonesia).
En el siglo XVIII la Compañía de las Indias Orientales necesitaba un lugar intermedio en su camino hacia China y la India, se establecen entonces en la isla de Penang. Esto permitió el asentamiento británico en el país en detrimento del débil dominio holandés, mejor representado en la vecina Indonesia. No fue hasta el año 1824 cuando Gran Bretaña y Holanda firman un tratado que divide la región entre los que hoy Indonesia, para los holandeses y Penang, Malaca, Dinding y Singapur para los británicos. Finalmente, los administradores de la colonia británica toman el control de los nueve sultanatos de la península, en 1896 ve la luz la Federación de Estados Malayos (Selangor, Negeri Sembilan, Perak and Pahang) con Kuala Lumpur como capital y los sultanatos en Borneo de Brunei, Sabah y Sarawaw como protectorados.
A comienzos del siglo XX (1915), las reacciones contra el poder colonial comienzan a producirse y la población malasia comienza a clamar por su independencia. Hay una fecha importante en la historia reciente de Malasia. En diciembre de 1941, horas antes del bombardeo de Pearl Harbor, los japoneses llegan a las costas malasias y se hacen con el control de la península. Pero el poder nipón se rendirá pronto a los ingleses en Singapur en 1945. En 1946 los sultanes aceptan la creación de la Unión Malaya bajo la autoridad central del Rey de Inglaterra Jorge VI. En 1955 tienen lugar unas elecciones generales que gana una alianza de partidos (UMNO, la Asociación Malasia-China y el Congreso Malasio-Indio). En 1957 se declara la independencia de los británicos, Penang y Malaca forman parte de esta federación y se nombra como Primer Ministro al Príncipe Tengku Abdul Rahman, líder del movimiento independentista. En 1963 se firma un tratado con Reino Unido donde Malasia, el norte de Borneo, Sarawak y Singapur son parte de la Federación Malaya, sin embargo en 1965 y de mutuo acuerdo deciden que Singapur sea un estado independiente.
A partir de la década de 1970 Malasia fue gobernada por la "coalición del Frente nacional", liderada por la Organización Nacional Unida de los Malayos (UMNO por sus siglas en inglés). En noviembre de 2007 se produjeron manifestaciones contra el gobierno reclamando una reforma electoral y contra la corrupción en el sistema de partidos malayo que favorecían siempre al “Frente Nacional” (Barisan National), que estaba en el poder desde 1957. Desde 2009 el Primer Ministro de Malasia es Datuk Seri Najib Tun Razak.

Malasia es una monarquía constitucional desde 1957, con la particularidad de ser rotatoria cada cinco años entre los nueve sultanes que forman parte de la Federación. El actual rey es Abdul Halim Muadzan. Es el 27º sultán de Kedah y previamente reinó en Malasia desde septiembre de 1970 a septiembre de 1975. Malasia es miembro de la Commonwealth.

 

DATOS BÁSICOS

Nombre oficial del país: Malasia. 13 estados 3 territorios federales divididos entre la península y Sabah y Sarawak en la isla de Borneo.
Capital: Kuala Lumpur (1.670.000 habitantes) es la capital oficial y legislativa y Putrajaya (88.300 habitantes) la administrativa y judicial.
Otras ciudades: Johor Bahru (1.445.000), Kajang (738.067), Ipoh (765.000), Klang (744.062) y Subang Jaya (708.296). Se suceden ciudades con más 500.000 habitantes.
Superficie del país: 330.252 Km².
Población general: 30.267.367 (datos 2014).
Moneda: Ringfit (MYR). El tipo de cambio es de 1 EUR = 4,743 MYR (mayo 2017).
Idioma: malayo (oficial), inglés, chino (mandarín) y dialectos hablados por minorías.
Religión: el Islam es la religión oficial del país según la Constitución aunque se reconoce la libertad de religiosa y se permite la práctica de otras religiones. Más de la mitad de la población es musulmana (61.3%), y también coexisten el Budismo (19.8%), el Cristianismo (9.2%), el Hinduismo (6.3%) y resta un 3.4% que practican otras religiones o creencias.
Forma de Estado: Monarquía constitucional y parlamentaria de carácter rotatorio.
Nº de residentes españoles en el país: No se dispone de cifras oficiales.

 

SOCIEDAD Y CULTURA

Debido a su situación geográfica y el papel jugado por Malasia en las rutas comerciales asiáticas, se trata de un país donde hay una amalgama de diferentes influencias culturales. El componente malasio local, mezclado con la civilización islámica, y los aportes chino, indio, y de otros vecinos, conviven, no siempre en armonía, en el país asiático.
Si bien en casi todo el país se pueden encontrar ciudadanos malasios de diversas etnias mezclados entre sí, en algunas regiones, como en el caso de Sabah y Sarawak, predomina la etnia de los kadayan, de religión cristiana.
Los “malayos” son más del 50% de la población aunque hay zonas donde su presencia desciende al 25%. Los chinos son el segundo grupo en cuanto a presencia, aproximadamente el 25% de la población. La mayoría descienden de los inmigrantes llegados en el siglo XIX. Los indios son el grupo minoritario, representan el 10% de la población total. La mayoría desciende de inmigrantes que llegaron cuando Malasia era colonia británica. En el país también hay presencia de paquistaníes, ceilandés y de países vecinos.
La arquitectura local es posiblemente uno de los aspectos que más llama la atención en Malasia. La arquitectura tradicional malaya está compuesta por estructuras que se adecuan a las condiciones climáticas, permitiendo crear espacios donde corre la brisa para mitigar las condiciones climáticas. Un buen ejemplo de ello es el Palacio de Seri Menanti en Nageri Sembilan construido en 1905. Hoy es común añadir en las nuevas construcciones elementos árabes.
También existen edificios inspirados en la cultura china, los que siguen la tradición de una manera más ortodoxa y los conocidos como “Baba-Nyonya”, con patios interiores y azulejos llenos de color. Existen ejemplos de arquitectura china mezclada con elementos occidentales como la mezquita de Melaka´s Terengkera. La presencia india en Malasia viene sobretodo del sur del país, dónde los templos hindúes están llenos de color. En las regiones de Sabah y Sarawak, de mayoría kadayan, podemos encontrar casas alargadas y pueblos en construidos sobre el agua que están construidos sobre pilares y se construyen en las riberas de los ríos o la costa.
Dentro del rico patrimonio malasio hay dos ciudades que merecen especial mención y que forman parte de la lista del Patrimonio Mundial, se trata de las “Ciudades Históricas del Estrecho de Malaca”: Malaca y George Town. Malasia tiene además inscritas en la Lista de Patrimonio de la UNESCO al patrimonio arqueológico del valle de Lenggong, así como los espacios naturales del Parque de Kinabalu y el Parque Nacional de Gunung Mulu.
La gastronomía es sin duda uno de los aspectos mejor valorados por los que visitan Malasia. También en este ámbito volvemos a ver la fusión de las culturas que caracteriza al país. La comida malaya se caracteriza por el uso abundante de chili y/o leche de coco en las frituras. Una comida malaya consiste básicamente en un único plato de arroz y varios platos servidos al mismo tiempo en diferentes “bol”. No hay que olvidar tampoco que el país está dentro de la ruta de las especias y eso se ve reflejado en su gastronomía.
No queremos dejar de hablar sobre el papel de la mujer en Malasia, en 1985 el Gobierno formuló una Política de Nacional sobre la Mujer como herramienta para posicionar a la mujer en la sociedad y erradicar la pobreza y la falta de educación. En 2001 se creó el Ministerio de Mujer y la Familia y en el mismo año se añadió en la Constitución la prohibición de la discriminación por sexo. A pesar de estas mejorías, la situación de la mujer se enfrenta todavía en pleno siglo XXI a nuevos desafíos.


 

INFORMACIÓN PRÁCTICA

RELACIONES EN LOS NEGOCIOS

Malasia es un país multicultural por lo que probablemente también encontremos a además de a malasios a indios y chinos. Algunos de los más importantes hombres de negocios del país tienen estas nacionalidades. Todos tienen diferentes modos de comportamiento, lo que puede ser apropiado para un grupo se puede considerar desconsiderado para otro.
Malasia es un país musulmán, por lo que cualquier contacto físico entre personas de distinto sexos es inapropiado. Las mujeres malasias no necesariamente estrechan la mano a hombre, lo más sensato es esperar a que de ella el primer paso a la hora de saludar. En el caso de que ella no adelante su mano, muéstrele sus respetos con un simple gesto de cabeza.
Si su interlocutor es chino, se puede estrechar las manos con una mujer, pero espere a que sea ella quien de el primer paso. En el caso de los hombres el gesto debe ser liviano.
En el caso de los interlocutores indios un gesto y una sonrisa pueden ser suficientes aunque estrechar las manos está permitido.
La manera de vestir también es muy importante en esa primera reunión, es aconsejable que los hombres lleven trajes de chaqueta, pantalones oscuros, camisa de manga larga y corbata. Las mujeres tienen más libertad en este sentido, pueden llevar falda, pantalón o incluso su vestido tradicional. Vestidos largos que cubren prácticamente la totalidad del cuerpo y los pañuelos en la cabeza son comunes. En el caso de las mujeres occidentales no tienen la obligación de cubrirse la cabeza.
Conviene ser puntual en las reuniones, algo muy apreciado por los hombres de negocios malasios. Los chinos también son muy puntuales. En una primera reunión no espere que se tomen decisiones, la primera cita se suele utilizar para sacer conclusiones, y comenzar a construir una relación más familiar y con confianza.
La jerarquía por edad es importante, por lo que muestre respeto por los mayores, no utilice la palabra “no”, sustitúyala por “lo intentaré”. No contesté rápido a las preguntas que le hagan, tómese su tiempo.

Como regla general diríjase a sus interlocutores usando su título y su apellido, el uso del nombre de pila no es común. Normalmente los malayos en vez de utilizar un apellido utilizan el nombre de su padre precedido de la palabra “bin” “hijo de “, en femenino “binti”. En el caso de la ausencia de apellido utilice el nombre de pila precedido de Mr. o Mrs.

Las tarjetas de visita se suelen dar en la primera visita, tanto cuando la reciba como cuando la de, hágalo con las dos manos. Entrégala con la parte del nombre hacia arriba y cuando reciba una dedíquele un tiempo prudencial antes de guardársela.
Por último, conviene saber que el uso del inglés está muy extendido, especialmente en el mundo de los negocios.


El contrato de negocios
Es importante indicar claramente las obligaciones de cada una de las partes a la hora de firmar un contrato de negocios.

El lenguaje jurídico utilizado en el país es el malayo (bahasa malayu). Por lo tanto la asistencia de un traductor al inglés como mínimo es necesario a la hora de firmar un contrato.
El sistema jurídico malayo es complejo, y puede haber matices que cambien dependiente la región del país donde se encuentre. A pesar de ser un país de mayoría musulmana, la ley islámica se aplica a los musulmanes en asuntos familiares. Malasia no ha aceptado la jurisdicción obligatoria de la Corte Internacional de Justicia por ejemplo.

 

PASAPORTE Y VISADO

Los ciudadanos españoles titulares de pasaporte ordinario o diplomático no necesitan visado de entrada para estancias inferiores a tres meses. La presentación del pasaporte en regla y la cumplimentación del formulario de entrada serán suficientes para entrar en el país. España y Malasia firmaron en 1995 un convenio de supresión de visados que aún hoy está vigente. Según este convenio los ciudadanos españoles pueden entrar el en país sin visado por un período inferior a 3 meses. No obstante, se recomienda revisar el periodo de estancia que otorgan las autoridades para no sobrepasarlo bajo ningún concepto, ya que en el caso de excederlo se puede enfrentar a multas y en algunos casos prisión.
Desde el 1 de junio de 2011, se requiere la obtención de datos biométricos a todos los visitantes extranjeros, tanto a la entrada como a la salida se toman las huellas en los puntos de control.
Dependiendo del tipo de visita, residencia o si se trata de una estancia por trabajo el tipo de visado cambia. Los tres tipos de visados más comunes son: el “single entry visa” (visado de entrada única) suele ser para turistas y la estancia máxima en el país son 3 meses; el “multiple entry visa” (visado de entrada múltiple) tiene una validez que va de 3 hasta 12 meses, en este caso el motivo del viaje suele ser negocios o  relacionado con temas gubernamentales, y para obtener la visa el solicitante deberá demostrar tener suficiente fondos para su estancia así como el billete de vuelta; el “transit visa” (visa de tránsito) es para aquellos pasajeros que pasan por Malasia porque están de camino a otro país.
Por último, existe un cuarto tipo de visado. Se trata del “visa with/without reference” (visa con o sin referencia). Este tipo de visado es utilizado normalmente por extranjeros profesionales o estudiantes. En este caso se requiere la presentación de documentos ante la Embajada o consulado de Malasia antes del viaje.
Todo extranjero que entra en Malasia obtiene un pase de entrada. Este documento se adjunta al pasaporte. Esta documentación le permitirá permanecer en el país de manera temporal. Dependiendo del propósito de la visita los pases de entrada serán diferentes: “pase de corta duración o visita social” (pases para hacer turismo, tener alguna reunión de negocios o asistir a algún seminario o competición); “pase de larga duración y/o visita social” (estos pases son para estancias mínimas de 6 meses); por último, los “pases para estudiantes” extranjeros que quieran estudiar en Malasia tienen que enviar su solicitud a la Universidad antes de entrar en el país.

Estancia en el país

Como se ha dicho anteriormente, los ciudadanos españoles no necesitan visado para entrar en el país para estancias inferiores a los tres meses.
No es necesario vacunarse para viajar a Malasia. No obstante, para estancias largas se recomienda la vacunación contra la Hepatitis A y B, extendida en toda Asia.

Si bien de manera general la situación en el país es de seguridad, la amenaza terrorista se ha incrementado de forma considerable, con varias amenazas frustradas por las fuerzas de seguridad malasias contra lugares turísticos y comerciales.

 

CONDICIONES DE VIDA

Malasia se ha convertido en los últimos tiempos para muchos extranjeros en uno de los destinos favoritos para ir a trabajar. El país cuenta con un coste de vida relativamente bajo y a cambio ofrece buenos servicios y un buen nivel de vida. Según el Índice de Desarrollo Humano (IDH Malasia) elaborado por Naciones Unida Malasia se situó en 2014 en el puesto 62 de la tabla de los 187 estudiados.
La vivienda no es cara en Malasia si lo comparamos con otras zonas del mundo. Los precios más caros para la vivienda se encuentran en el centro de la capital, Kuala Lumpur. Fuera del área central de la capital es posible encontrar viviendas a buen precio. La oferta incluye apartamentos, bungalows, casas adosadas o condominios. Estos últimos son los preferidos por los ciudadanos occidentales ya que son propiedades cerradas y con vigilancia. Antes de instalarse definitivamente es conveniente conocer el área donde se encuentra la vivienda y las conexiones de transporte. Para el alquiler de la vivienda, y tras acordar con el arrendatario los términos y condiciones de alquiler, el inquilino debe pagar varios depósitos.
El sistema sanitario es por lo general bueno, especialmente en Kuala Lumpur. Hay un buen sistema sanitario privado y es muy aconsejable tener un seguro médico ya que los costos pueden ser demasiado grandes. La mayoría de las empresas internacionales instaladas en Malasia lo suelen incluir en el contrato. Para casos de gravedad es aconsejable viajar a Singapur, que cuenta con el mejor centro hospitalario de toda Asia, a sólo una hora de vuelo. El país está bien muy bien abastecido de productos farmacéuticos.
En relación al sistema educativo, hay que decir que tanto la primaria como la secundaria son gratuitas en Malasia. En el país asiático el sector público cubre prácticamente un 95% de la educación primaria y secundaria y un 50% de la superior. No obstante, los expatriados, especialmente los occidentales, tienen a buscar colegios internacionales, sobre todo en Kuala Lumpur. En la capital se pueden encontrar buenos centros de enseñanza americanos, británicos y franceses. En cuanto a las universidades, en estos momentos hay más privadas que públicas.

Durante el mes de Ramadán, muchos hábitos sociales cambian sustancialmente, al igual que en el resto de países musulmanes.

 

TRABAJAR EN EL PAÍS

La economía de Malasia es una de las exitosas de Asia, basada sobre todo en el comercio internacional y en la producción. La presencia de trabajadores expatriados en el país es algo normal y corriente. Es recomendable que antes de ir trabajar al país tenga el permiso de trabajo en regla. El proceso de contratación de trabajadores extranjeros es largo y pesado.
Los permisos de trabajo para extranjeros en Malasia los gestionan normalmente los empleadores y no se trata de un proceso rápido sino todo lo contrario. Los empleados, y sus familias, que no hayan obtenido el permiso de trabajo antes de su llegada pueden entrar al país con pases sociales y optar por el trabajo después. Malasia impone fuertes multas a los trabajadores ilegales por lo que se recomienda no comenzar a trabajar sin tener el permiso de trabajo.
Para trabajar en el país, en primer lugar el pasaporte debe tener una validez mínima de 18 meses, y en el caso de los españoles el trabajador debe tener al menos 27 años, salvo en el campo de tecnología donde la edad mínima son los 23. Los permisos de trabajo suelen estar tener una validez que va de los 6 meses a los 5 años.
Dependiendo del tipo de trabajo y la cualificación, los pasos para la obtención de la visa de trabajo son diferentes:
• Pase de Trabajo (Employment Pass). Este pase es para empleados con cualificación técnica. El periodo del pase suele ser de dos años.
• Pase de trabajo temporal (Temporary Employment Pass). Para trabajos de menos de 2 años de duración y un sueldo menor de 5000 RM.
• Pase de Visita Profesional (Professional Visit Pass). Para extranjeros que son empleados por la compañía de su país de origen pero están vinculados a una compañía local (para desarrollar un trabajo) por un periodo superior a 6 meses.

Los trabajadores extranjeros por lo general sólo son requeridos en determinados sectores, como el tecnológico. Además, las perspectivas profesionales son generalmente muy reducidas y los aumentos salariales no son comunes. En los últimos tiempos hay una campaña nacional para favorecer el empleo de trabajadores nacionales.
La información requerida para trabajar en el país se pueda encontrar en la web del Departamento de Inmigración de Malasia: http://www.imi.gov.my/index.php/en/

Condiciones de trabajo
La semana laboral es de 48 horas semanales, con un máximo de 8 horas al día 6 días a la semana. Existen algunas restricciones como en el caso de la industria y agricultura dónde no se permite trabajar entre las 22h y las 5h.
Los malasios pueden tener un trabajo a tiempo completo a partir de los 14 años, pero también es cierto que existe una normativa proteccionista para los adolescentes de 14 a 16 años.
El horario de oficina va de 9 a 17h de lunes a viernes aunque hay establecimientos y agencias gubernamentales que abren también los sábados por la mañana.
Los contratos laborales son otro tema a tener en cuenta, si el periodo de trabajo supera el mes de trabajo el contrato por escrito es obligatorio. El contrato especificará duración del contrato, trabajo a desempeñar, horario, vacaciones y valoraciones
Durante un periodo de prueba, que suele ser de 1 a 6 meses, el empleado puede dejar el trabajo sin notificación alguna pero un despido debe estar justificado. Si el despido llega después de ese periodo y no se debe a la mala conducta del empleado, tiene derecho a indemnización.
La legislación laboral de Malasia establece un mínimo de 10 días de vacaciones pagadas al año. Aunque no parezca mucho, hay que tener en cuenta que el país cuenta con un gran número de fiestas religiosas al año.

A los empleados extranjeros se les recomienda que contraten un seguro privado durante su estancia en el país. Esto es algo que se puede negociar fácilmente si es contratado con una empresa internacional.

 

CONDICIONES DE SEGURIDAD

Aunque el país es de manera general seguro, según la información publicada por el Ministerio de Asuntos Exteriores Español son cada vez más frecuentes los atracos y robos con tirón desde motocicletas. También se han incrementado también los robos en los coches así como los asaltos a viviendas, especialmente las unifamiliares y con poca vigilancia.
Los turistas son objetivos prioritarios de atracos y robos con tirón ya que los pasaportes extranjeros alcanzan precios elevados en el mercado negro. Conviene llevar fotocopia del pasaporte cuando se salga y dejar el pasaporte en el hotel.
Malasia se ha convertido en un foco de estafas por internet. Hay que tomar precauciones antes de contactar con alguna empresa y conviene verificar bien la procedencia del contacto. Este es el caso de las ofertas de trabajo que utilizan logos falsos de empresas acreditadas y que resultan no ser auténticas. En ningún caso hay que dar dinero por adelantado para asegurar el puesto de trabajo.
Otro tipo de estafa es el escaneado de la tarjeta de crédito al pagar con ella, trate de pagar en efectivo si no conoce el establecimiento.
En cuanto a las zonas de riesgo se recomienda evitar cruzar la frontera terrestre entre Malasia y Tailandia, viajar a la zona costera del este del Estado de Sabah, así como las islas del archipiélago de Semporna.
Se aconseja estar al tanto de la situación en la zona y tener muy presentes las recomendaciones para el viaje.
Debido a las acciones terroristas que han tenido lugar en la región se recomienda siempre extremar la precaución a la hora de viajar al país.
Las autoridades españolas recomiendan que a la llegada a Malasia se pongan en contacto con la Embajada de España para poder ser eventualmente localizados y aconsejados.

 

CONTACTOS Y ENLACES ÚTILES

EMBAJADA DE ESPAÑA EN MALASIA:

Office Suite E-12-02, Level 12
East Wing The Icon, nº 1 Jalan 168FOff
Jalan Tun Razak
50400 Kuala Lumpur
Teléfono: +603 2162 0261 + 603 2163 0261
FAX: + 603 2164 0261
E-mail: emb.kualalumpur@maec.es


OFICINA ECONÓMICA Y COMERCIAL:

20th Floor, Menara Boustead, 69,
Jalal Raja Chulan
50200 P.O. BOX 11856
50760 Kuala Lumpur
Teléfono: +603 2148 7300
Fax: +603 2141 5006
Email: kualalumpur@comercio.mineco.es


MALAYSIAN SPANISH CHAMBER OF COMMERCE & INDUSTRY:

20th Floor, Menara Boustead, 69
Jalan Raja Chulan
50200 Kuala Lumpur, Malaysia.
Teléfono: +603 2148 7300.
Fax: +603 2141 8006.
E-mail: info@lacamara.org.my

 

EMBAJADA DE MALASIA EN ESPAÑA:

Paseo de la Castellana, 91-5º, central 23
28046 Madrid
Teléfono: +34 91 5550684.
Fax: +34 915555208.
E-mail: malmadrid@kln.gov.my

 

OTRAS DIRECCIONES DE INTERÉS:

Ministry of International Trade and Industry (MITI)
Import & Export Control Section
2nd floor, Block 10,
Government Offices Complex, Jalan Duta
50622 Kuala Lumpur
Teléfono: +603 6203 3022.
Fax: +603 6201 3012.

Páginas web: http://www.miti.gov.my/cms/content.jsp?id=com.tms.cms.article.Article_12ad3c4f-ac1c231a-1ca18370-40d3fe63

Malaysian International Chamber of Commerce and Industry:
www.micci.com.my

 

Descarga Adobe Acrobat Reader para visualizar los siguientes documentos:

DESCARGAS

Datos macroeconómicos:

 

Exportaciones e importaciones:

 

Otros documentos: