Túnez
Conocer otro país

Galería de Fotos 
Mapa de Túnez

 

 


EXPORTAR E INVERTIR EN EL PAÍS

FERIAS COMERCIALES

Ferias Comerciales Túnez 2016


EXPORTAR

Según las últimas cifras publicadas por el Economist Intelligence Unit, en 2015 las exportaciones tunecinas alcanzaron los 12.684,10 millones de Euros y sus importaciones 18.225,30 millones de Euros, lo que arrojó un déficit en la balanza comercial ese año.
A pesar de este dato, las exportaciones aumentaron con respecto a 2014 y si se hace un balance global de los últimos diez años, las exportaciones son hoy en día muy superiores a los datos de 2005, cuando el volumen total de éstas llegó a 8.434,7 millones de Euros. En 2015 los principales productos exportados por el país norteafricano fueron: conductores eléctricos, aceite de oliva, aceites crudos de petróleo, y productos textiles. A modo de ejemplo, las exportaciones tunecinas a la UE aumentaron durante este período.
En cuanto a sus importaciones, éstas se encuentran muy atomizadas, ya que ninguna predomina especialmente por encima de otras. A grandes rasgos, lo que importa Túnez son productos del sector energético, productos mineros y fosfatos, del sector de bienes de equipo, bienes de consumo, productos agrícolas y materias primas. Los principales países proveedores son Francia, Italia, Alemania, China, y España.
Respecto a España, la balanza comercial con Túnez en favorable a nuestro país. En 2015 las exportaciones españolas a Túnez fueron de 732 millones de Euros, mientras que las importaciones del país norteafricano alcanzaron los 602 millones de Euros. De manera general, aunque alejadas del volumen de los intercambios comerciales con otros Estados de la UE, las relaciones económicas hispano-tunecinas no han dejado de aumentar en los últimos años. España se posicionó en 2015 como el cuarto proveedor europeo.
Las principales exportaciones españolas son combustibles minerales y aceites, vehículos automóviles, aparatos y materiales eléctricos, y cereales. En cuanto a las importaciones, los combustibles y aceites minerales, las prendas y complementos de vestir, y aparatos y materiales eléctricos, ocupan los primeros puestos.

En el caso de Andalucía y según la información de EXTENDA, las relaciones y los negocios con Túnez si bien habían alcanzado una cifra récord en 2014 (123.674 millones de euros) en 2015 decayeron notablemente hasta los 50.336 millones. Ese año, la balanza comercial con el país norteafricano fue negativa para la región andaluza. Los principales productos exportados por Andalucía a Túnez son los combustibles y aceites minerales, los cereales y el cobre y sus manufacturas.

Tramitación de las importaciones
Según el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), las importaciones en Túnez necesitan la siguiente documentación:

El tiempo de gestión y transito tienen una media de 17 días y 675 € en trámites.
El organismo tunecino competente en materia de normalización es el Instituto de la Normalización y de la Propiedad Industrial (INNORPI) que depende del Ministerio de Economía. Las normas tunecinas son de aplicación facultativa, no obstante se utilizan como referencia y en los pliegos publicados por las administraciones públicas. Cabe decir que según el capítulo dos del decreto nº 85-665 del 27 de abril de 1985, existe la obligación, para ciertos productos, de someterse a la norma nacional.
El INNORPI tiene como objetivo tareas de normalización, certificación e información, preparación del programa general de elaboración de normas técnicas, la certificación de calidad de los productos y la gestión de la marca nacional de conformidad.
La certificación tiene por finalidad asegurar unos estándares de calidad que en ocasiones son exigidos para la entrada de ciertos productos a Túnez. Existen distintos procesos de certificación:
Para facilitar el acceso a una información básica y de utilidad acerca de trámites a seguir y documentación necesaria para exportar, ICEX ha elaborado un Manual que pretende ser un apoyo básico para las empresas que buscan acceder de manera rápida y sencilla a información general sobre documentos comerciales, de transporte y de seguro y su legalización.
Certificación Halal
A través de la certificación Halal se debe garantizar que el producto ha sido procesado siguiendo los preceptos del Corán. En Túnez no hay una legislación específica en este terreno para las importaciones de carne desde terceros países. El Ministerio de Comercio si obliga a incluir en el etiquetado de los productos importados la existencia de carne de cerdo.

En España existen centros acreditados para este tipo de certificación como el emitido por el Instituto Halal con sede en Córdoba.

 

IMPUESTOS Y ADUANAS

Túnez aplica el Régimen Arancelario Armonizado. De esta forma los aranceles se calculan Ad Valorem en base al valor CIF de la mercancía. La tarifa oscila entre el 0% y el 230%. Todos los productos agrícolas sufren este fuerte gravamen salvo los originarios de la UMA (Unión del Magreb Árabe) y algunos procedentes de la Unión Europea que se les aplica tarifas reducidas. Los aranceles anti-dumping, se aplican aleatoriamente sin que los motivos estén muy claros para la base tributaria aplicada y la de un impuesto al consumo de bienes que compiten con la producción local. Existe un recargo adicional del 3% del total de los derechos pagados en la importación aplicable a todos los productos.
Según el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), existentes algunas barreras para la exportación de productos a Túnez. El organismo español destaca de esta forma el deficiente funcionamiento de las aduanas en Túnez y de su servicio de información; lentitud en el despacho de mercancías y falta de transparencia en los trámites aduaneros; se producen retrasos en las autorizaciones de pagos en las operaciones de comercio exterior por parte del Banco Central de Túnez como consecuencia de la escasez de divisas, la complejidad y falta de transparencia del sistema de compras públicas en Túnez; retrasos ocasionales en los pagos por parte de la Administración, la inexistencia en el país norteafricano de una protección efectiva de la propiedad intelectual por parte de las autoridades locales y, por último, la existencia de restricciones a la importación de vehículos y neumáticos.
Pese a la liberalización del régimen de importaciones en el marco de las negociaciones del país con la OMC, todavía existen ciertas barreras importantes. Por ejemplo, un 3% aproximadamente de las mercancías importadas (productos textiles, agrícolas y automóviles) precisan una licencia del Ministerio de Comercio; o la existencia de cupos, especialmente para los bienes de consumo que puedan competir con la industria local.
A pesar de estas restricciones, Túnez se encuentra en el puesto nº 51 en el ranking mundial respecto a la facilidad de realización de operaciones de comercio exterior, por encima de la media de los países del Magreb, según los datos de “Doing Business in Tunisia 2014”.

Acuerdos bilaterales
En este momento y según la información del Ministerio de Asuntos Exteriores los acuerdos bilaterales en materia de cooperación que hay vigentes entre España y la República de Túnez son los siguientes:

 

 

INVERTIR EN TÚNEZ

Aunque Túnez no tiene una gran población (10,9 millones de habitantes) hay que decir a su favor que dispone de una gran apertura comercial para inversiones, mayor en relación con otros países del Magreb como Argelia o Marruecos. El mercado tunecino para España ocupa el quinto lugar en el continente africano, solo por detrás de Marruecos, Argelia, Egipto y Sudáfrica.
Su ubicación estratégica en el Mediterráneo, la cercanía a Europa (la capital se encuentra a dos horas de vuelo como media de las principales capitales europeas), mano de obra cualificada y productiva y unos niveles de salarios competitivos hacen atractivo el mercado tunecino.
Como puntos débiles del mercado tunecino están la excesiva dependencia económica de la Unión Europea, el paro y precariedad laboral, poco desarrollo del sector agrícola, sector industrial muy dependiente, su tejido industrial son las PYMES, falta de innovación tecnológica, sus trabas aduaneras y sobre todo su gran dependencia del sector turístico.
Los sectores más interesantes para la inversión de las empresas españolas en Túnez son la agroindustria, el sector de las infraestructuras, el sector de aguas (desalinizadoras, presas, depuradoras), las energías renovables, el material de construcción, las industrias químicas, el equipamiento eléctrico, o la maquinaria y equipamiento industrial.
En Túnez hay algunos organismos cuya principal misión es servir de apoyo a la inversión extranjera, como la Agence de la Promotion de l’Investisement Extérieur (con sede en Madrid), o el Centre de Promotion des Exportations (CEPEX).
Los incentivos generales a la inversión, y los específicos del sector agrícola, se recogen en el CII o “Code d’Incitation aux Investissements” (Ley 93-120 de 27 de diciembre de 1993). Cubre todos los sectores económicos, a excepción de la minería, la energía, el sector financiero y el comercio interno.
En cuanto a la inversión inmobiliaria extranjera en Túnez, hay que tener en cuenta que es libre, siempre y cuando la adquisición o arrendamiento de terrenos o locales construidos sea en zonas industriales y o áreas declaradas de interés turístico y dependen de autorización estatal, si la inversión inmobiliaria se hace fuera de estas zonas.
El “Código de Incentivos a la Inversión” tunecino reserva la actividad comercial a ciudadanos tunecinos o empresas comerciales de mayoría tunecina. Por esta razón es necesario crear lo que de denomina “Joint Ventures” o empresas conjuntas. En este tipo de empresa es sumamente importante la elección del socio, agente o distribuidor y el control de gestión de la empresa.

Para introducir un producto directamente en Túnez es necesario un buen agente o distribuidor local, la venta directa en general no funciona debido a que los negocios o ventas en Túnez están basados en cierta medida en el conocimiento y la confianza entre personas. Existen muchas empresas de ámbito familiar, que están abiertas a las inversiones extranjeras pero a la vez son cautelosos con la idea de ceder poder o control.

 

FORMAS JURÍDICAS DE EMPRESA

En Túnez existen tres grandes grupos de sociedades: las personales, las de responsabilidad limitada y las sociedades por acciones.
Sociedades Personales
Société en Nom Collectif (SC). Dos o más personas responsables, personal y solidariamente del pasivo social. No se requiere ningún capital mínimo.
Société en Commandite Simple (SCS). Existen dos modalidades, las comanditas (responsabilidad ilimitada) y los comanditarios (responsabilidad limitada a la cantidad aportada a la sociedad). No se requiere ningún capital mínimo.
Los derechos y obligaciones recíprocas, así como las contribuciones y retribuciones a y de la empresa pueden establecerse con un contrato de “Société en Participation”.
Société à Responsabilité Limitée (SARL). Dos o más asociados. No se requiere ningún capital mínimo.
Société Unipersonnelle de Responsabilité Limitée (SUARL). Una única persona responsable de todas las deudas de la empresa con su propio patrimonio. No se requiere ningún capital mínimo.
Sociedades por Acciones
Société Anonyme (SA). Siete o más asociados con responsabilidades limitadas al capital aportado por cada uno. Capital mínimo: 5.000 TND. Obligación de publicar las cuentas de la sociedad.
Société en Commandite par Actions (SCA). Uno o más socios comanditas y comanditarios. Capital mínimo: 5.000 TND.
Ambas sociedades son de “Capital Variable”, es decir, que pueden aumentar su capital social mediante aportaciones sucesivas de los socios o la admisión de nuevos socios y pueden disminuirlo mediante la retirada total o parcial de las aportaciones de los socios.

Constitución de sociedades
A través del siguiente enlace podrá acceder a la “ventanilla única para la constitución de las sociedades comerciales que se encarga de la constitución jurídica de las sociedades bajo la forma de Sociedad de responsabilidad limitada (SARL), Sociedad Unipersonal de responsabilidad Limitada (SUARL) y Sociedad Anónima (SA).

http://www.commerce.gov.tn/Fr/guichet-unique-pour-la-constitution-des-societes-commerciales

 

 

CONOCE EL PAÍS

ALGO DE HISTORIA

Situada en el corazón de la orilla sur del Mediterráneo, las tierras tunecinas han servido a lo largo de la historia como puente entre el Levante y el Poniente, entre el África subsahariana y Europa. La historia de Túnez está a caballo entre ambas orillas del Mediterráneo. De todos los asentamientos relevantes de Túnez, posiblemente sean las ruinas de la mítica ciudad de Cartago la protagonista de los más grandes episodios de su historia. Ya en el s. VI a.C. era un enclave que dominaba el comercio en el Mediterráneo occidental y controlaba la costa norteafricana desde Tripolitania (oeste de Libia) hasta el Atlántico, con colonias en las islas Baleares, Córcega, Malta, Cerdeña y Sicilia.
La ciudad de Cartago se convirtió en la mayor metrópolis del mundo fenicio y contaba con un poderoso ejército naval que protegía sus riquezas y su comercio. Cartago sostuvo varias guerras con Grecia disputándose Sicilia, y más tarde, con la decadencia de Grecia entró en conflicto armado con Roma, en las conocidas guerras púnicas que enfrentaron durante entre los años 264 a. C. y 146 a.C., a las dos principales potencias del Mediterráneo occidental de la época: Cartago y Roma.
En la actualidad, Cartago, es un barrio acomodado al norte de la ciudad de Túnez y las grandes ciudades romanas de la época como Bulla Regia, Dougga, El-Jem (Thysdrus), Haidra, Sbeitla (Sufetula) o Thuburbo Majus, son importantes atracciones turísticas de Túnez.
Con la decadencia del poder romano en el siglo V, el rey vándalo Gaiserico, quiso conquistar las colonias norteafricanas de Roma. Con esta premisa y tras 10 años desde su entrada en África por el estrecho de Gibraltar llegaron a Cartago en el año 429. Los vándalos, fervientes cristianos arios, dejaron poca huella en el país que bajo su hegemonía aceleró su declive.
A mediados del siglo VII, los ejércitos de la nueva religión islámica llegaron al norte de África. Tras su paso por Egipto, los árabes no tardaron en derrotar a los ejércitos bizantinos en Túnez. La llegada del Islam, civilización de las medinas, vendrá a reforzar el denso tejido urbano de la antigua África, cuyo nombre en árabe derivará en Ifriqiya. La conquista de los ejércitos musulmanes fue dificultosa, necesitó casi medio siglo, entre la primera expedición en 647 y el aplastamiento hacia 696 de los últimos reductos de resistencia beréber capitaneada por una legendaria reina, Kahena. Para asentar el nuevo poder, el general árabe Oqba ibn Nafi fundó en 670 la ciudad de Kairuán, que brillará como polo cultural y religioso en todo el Magreb, gracias a su Gran Mezquita, obra cumbre de la arquitectura del Islam.
Pero Túnez, como gran parte del norte de África, al estar lejos de los grandes centros del poder islámico fue gobernada sucesivamente por distintas dinastías: los Aglabíes (800-909), los Fatimíes (siglo X), los Ziríes (siglos X-XI), los Almohades (1159-1228), los Hafsíes de Túnez (siglos XIII-XV), y finalmente los turcos otomanos y sus gobernadores que gobernaron hasta el siglo XIX. En el siglo XVIII Hussein Ben Alí fundó la dinastía de los beyes husseiníes y firmó un pacto con el poder otomano para poco después obtener su independencia. Los Husseiníes gobernaron Túnez hasta que el país (de facto bajo el protectorado francés) s convirtió en república, en 1957.
En 1934, un joven y carismático abogado formado en la Sorbona, Habib Burguiba (1903-2000), fundó el partido Neo-Destour, como escisión del anterior Destour. Tras sufrir el exilio impuesto por las autoridades francesas que gobernaban el país, a su vuelta se convertirá en el primer presidente da la recién independizada Túnez. De hecho, Francia formalizó la plena independencia de Túnez el 20 de marzo de 1956. Los franceses se retiraron definitivamente de la ciudad tunecina de Bizerta en 1963. El presidente Burguiba gobernó el país hasta su retirada del poder en 1987 por el joven militar Zinelabidín Ben Alí, que se convirtió en presidente del país el 7 de noviembre de ese mismo año.
La presión de la población tunecina, ávida de ruptura con el régimen de Ben Alí, obligó la salida apresurada de éste el 14 de enero de 2011. Comienza entonces la conocida como “Revolución de los Jazmines”, germen de otros movimientos similares en el mundo árabe. El 23 de octubre de 2011 tuvieron lugar las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), las primeras elecciones democráticas del país, en las que participaron unos 100 partidos y candidatos independientes. El periodo de transición democrática ha atravesado delicados y tensos momentos de deterioro de la seguridad y violencia política.

Tras la celebración de las elecciones presidenciales y legislativas a finales de 2014, fue designado nuevo Presidente de la República, Beji Caid Essebsi, y se constituyó un gobierno de coalición integrado por una serie de partidos “modernistas” bajo el nombre de Nidaa Tounes. El actual primer ministro de Túnez es Youssef Chahed.

 

DATOS BÁSICOS

Nombre oficial del país: República de Túnez.
Capital: Túnez. La población de la capital incluyendo su área metropolitana es de 2,5 millones de habitantes siendo la ciudad más poblada del país.
Otras ciudades: Sfax (969.800), Nabeul (784.500), Susa (655.900), Kairuán (571.300), Bizerta (561.700), Monastir (542.100).
Superficie del país: 164.150 km2.
Población general: 10.966.000 habitantes (2015). Más del 60% de la población vive en las ciudades.
Moneda: Dinar tunecino (TND). El tipo de cambio es de 1 EUR = 2,632 TND (mayo 2017).
Idioma: El árabe es la lengua oficial y el francés se habla con fluidez, sobre todo en las zonas urbanas.
Religión: El Islam es la religión del Estado y de la casi totalidad de la población. Los musulmanes constituyen alrededor del 98% de la población, los cristianos 1%, y los judíos 1%. La Constitución tunecina garantiza la libertad religiosa.
Nº de residentes españoles: al colonia española residente en Túnez está compuesta por unas 670 personas.
Forma de Estado: República Parlamentaria.
Nº de residentes españoles en el país: Alrededor de unos 700 españoles residían o trabajaban en el país en 2014.

 

SOCIEDAD Y CULTURA

La sociedad tunecina está marcada como no podía ser de otra manera por su ubicación en la región del Magreb y por su historia. No obstante es más que ningún otro país del norte de África el que ha recibido una mayor influencia europea.
La población de Túnez, es joven, con una media de edad de 32 años. Ésta se concentra mayoritariamente en las zonas urbanas del norte del país ubicadas cerca del mar. La capital y su periferia (Gran Túnez), con casi dos millones y medio de habitantes, junto a Sfax, Nabeul, Bizerta y Susa cuentan casi con el 67% de la población del país. El 33% restante de la población queda repartida en zonas rurales.
La sociedad tunecina es una sociedad musulmana en su mayoría, pero a diferencia de otros países de la región la influencia exterior se ha dejado notar en los hábitos y costumbres de los tunecinos. Desde el siglo XIX y XX, durante el periodo del Protectorado francés, se producen profundos cambios en la sociedad tunecina que perviven en la actualidad y la convierten en la sociedad más occidentalizada de todo el Magreb. Donde se percibe con más claridad esta evolución es en el cambio del papel de mujer en la sociedad actual, su incorporación al mundo laboral y la relación entre hombres y mujeres.
El 13 de agosto de 1956 se promulgó el Código del estatuto personal (CSP), por el que prohibían la poligamia, el divorcio unilateral, se fija la edad legal para el matrimonio, permitió a las mujeres pedir el divorcio como a los hombres, derecho de las hijas a heredar al igual que los hijos, igualdad en la Constitución.

Desde entonces el movimiento ha ido hacia adelante, aunque no sin vacilaciones y controversias, a veces incluso violentas, como las que se produjeron en 1986-87 por fundamentalistas islámicos, que no tuvieron éxito gracias a la presencia de grupos de mujeres y la voluntad política del estado, con el poder para garantizar en interés del desarrollo, la igualdad entre hombres y mujeres de Túnez.

Aún siendo el país más occidentalizado del norte de África, con respecto a la situación que ocupa la mujer en la sociedad, sigue habiendo una desigualdad que se acentúa en las zonas rurales del país. Las mujeres representan casi 20% de la población activa, afectándoles el desempleo mucho más que a los hombres.

Las mujeres están poco representadas en ámbitos científicos y tecnológicos, tienen algunas funciones de gestión en la administración; hay muy pocas de ellas en la política, el comercio y los sindicatos profesionales y asociaciones (excepto los de las mujeres).

El país cuenta con un importante patrimonio histórico: prehistórico, romano, islámico, andalusí, otomano o, más recientemente, francés. Tanto es así que son numerosos los lugares que integran la lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad de la UNESCO: la medina de Túnez, la ciudad de Kairuán, el anfiteatro de El Jem, el sitio arqueológico de Cartago, la medina de Susa, la ciudad púnica de Kerkuán y su necrópolis, o la ciudad romana de Duga. Cuenta igualmente con importantes museos, como el del Bardo (Túnez), con una de las colecciones de mosaicos romanos más importantes del mundo, o el Museo Nacional de Artes Islámicas (Kairuán).
En cuanto a los recursos naturales, el país cuenta con el Parque Nacional de Ichkeul, que es también Patrimonio de la Humanidad. Otros paisajes de especial interés son el lago salado de Chott el-Yerid, o los desiertos de la zona de Douz y Matmata.
El país cuenta también con una buena infraestructura para el turismo de sol y playa.Túnez goza de un extenso litoral en el Mediterráneo, con playas de gran atractivo e instalaciones y complejos preparados para el turismo más exigente. Son muchas las que gozan de gran renombre, como la zona de Hammamet y Susa, en el norte del país, o las playas de la isla de Yerba, en el sur.


 

INFORMACIÓN PRÁCTICA

RELACIONES EN LOS NEGOCIOS

En Túnez no se pueden hacer negocios sin un contacto directo y personal con las contrapartes. Para ello se debe fijar una cita con al menos dos semanas de antelación, y evitar, siempre que sea posible los meses del período estival.
Debe vestirse para el primer contacto de forma discreta y conservadora. En segundos encuentros adapte la indumentaria al tipo de reunión o lugar.
El protocolo inicial de la relación personal en negocios se basa en las buenas formas, respeto y confianza por ambas partes. Cuando le sea presentado a su interlocutor, salude con la mano y anteponga "Monsieur" o "Madame" a su nombre. El francés es la lengua de los negocios en Túnez en todos los sectores, y se valora tanto su dominio como que la documentación que se aporta para las reuniones o página web estén traducidas al francés ya que transmite a los empresarios tunecinos interés y seguridad en la negociación. No obstante, el inglés es un idioma que cada vez se utiliza más en algunos sectores económicos.
Las negociaciones suelen ser largas, y en ellas no debe usar la presión o el enfrentamiento para alcanzar antes su objetivo. Argumentar y defender su postura en el negocio es la mejor táctica, junto con la virtud de la paciencia, debido a que los tiempos para la toma de decisiones suelen ser muy lentos si los comparamos a España.
La estimación del tiempo tanto para las negociaciones como para los trámites burocráticos es fundamental a la hora de planificar un negocio.
Otro aspecto que debe tener en cuenta es el carácter mediterráneo y hospitalario de los tunecinos que favorece las relaciones personales y la confianza; valores claves para cerrar acuerdos. Con frecuencia, las comidas son entornos para seguir tratando los negocios.

El contrato de negocios
Es importante indicar claramente las obligaciones de cada una de las partes a la hora de firmar un contrato de negocios. Es recomendable ser muy cuidadoso con respecto a la ley que se aplica a los contratos y los métodos de resolución de conflictos. Túnez firmó la Convención de Viena sobre Contratos Internacionales. El sistema legal tunecino es complejo. Para un extranjero, no es fácil comprender el derecho administrativo, por lo que se recomienda recurrir a leyes internacionales, o a un sistema de arbitraje. Un contrato por escrito muy preciso permitirá que el acuerdo sea oficial. El contrato de negocios puede estar en francés o en árabe. En ambos casos se recomienda contratar a un traductor jurado al español para su traducción.

En relación a los contratos públicos, hay una amplia legislación sobre esta materia. Para la ejecución de un contrato público se reclama el depósito de una fianza, cuyo montante se determina en los pliegos de cada convocatoria, al igual que las garantías ofrecidas por cada parte y los criterios de adjudicación.

 

PASAPORTE Y VISADO

Los españoles pueden viajar como turistas solo con el pasaporte en regla, con fecha de caducidad superior a tres meses y el billete de ida y vuelta. Esta estancia se puede prolongar sin necesidad de visado durante 90 días (tres meses).
Para estancias superiores a tres meses es necesario obtener visado y se puede tramitar en la Embajada de Túnez en España cuya dirección puede encontrar en esta página.
Para obtener un visado de trabajo en Túnez hay que solicitar una autorización de estancia y trabajo al Ministerio del Interior a través de las Comisarías de Policía para lo que tendrá que presentar la siguiente documentación:

Los permisos de estancia y trabajo tienen validez de un año renovable.
Está autorizada la entrada libre de impuestos de ciertos objetos siempre que se declaren al final de la estancia ya que se consideran una importación de admisión temporal (aparatos de fotografía y vídeo, radio, teléfono móvil y otros aparados electrónicos).
El dinar tunecino (TND) es una divisa no convertible, por lo que solo tiene uso dentro del país. La importación y exportación de divisas cuyo valor sea igual o superior a los 10.000 dinares tunecinos (unos 4.600 euros), deberá ser objeto de una declaración de divisas en la Aduana, bien a la entrada, bien a la salida del país, según corresponda.
Deben de tener en cuenta que como visitante-no residente podrá reexportar el contravalor de una cantidad superior a 5.000 dinares tunecinos (aprox. 2.300 euros) en efectivo, que hubieran importado, tras rellenar al entrar en territorio nacional, la pertinente declaración de divisas del servicio de Aduanas.
La declaración de importación de divisas es personal y tiene una validez de tres meses, a contar desde la fecha de entrada del viajero no residente en Túnez y únicamente sirve para un viaje al país.
Se pueden cambiar divisas en el aeropuerto, así como en los hoteles y en cualquier banco, ya que ofrecen el mismo tipo de cambio. Los principales bancos del país son STB Bank, el Banque de Tunisie y Attijari Bank (participada por el Banco Santander).
Se aceptan las tarjetas de crédito internacionales: Visa, American Express, Eurocard y Mastercard. Retirar efectivo en los cajeros es lo más práctico. El sistema bancario tunecino ofrece amplia cobertura en todo su territorio. No obstante, se recomienda que se asegura previamente del tipo de tarjeta de crédito que tenga y de su será admitida en local comercial al que acuda. En general, las grandes superficies y marcas internacionales admiten el pago con tarjeta.

Estancia en el país
Los ciudadanos españoles no necesitan visado para estancias en Túnez inferiores a tres meses. Cuando la estancia continuada supere los tres meses se necesitará permiso de residencia.
Túnez es por regla general un país seguro a pesar de los recientes atentados terroristas sufridos, especialmente contra turistas, y los recientes cambios políticos que han tenido lugar en el país. Aunque lentamente, la afluencia de turistas parece haberse recuperado este último año y las expectativas de visitantes son más positivas que en años precedentes.


Túnez tiene la misma hora que España peninsular y Baleares durante todo el año. La diferencia horaria se produce en verano que no se efectúa el cambio de horario estival como en España, por lo que en verano la diferencia es una hora menos.
Las empresas, comercios y bancos cierran los sábados y domingos o solamente los domingos. Las administraciones cierran los viernes, sábados por la tarde y los domingos.


Si la estancia es en el país es inferior a 30 días, lo recomendable es alojarse en un hotel debido a la dificultad de encontrar alojamiento, especialmente para extranjeros. Para estancias superiores al mes dispone de establecimientos con mejores condiciones económicas y de habitabilidad, ya que los arrendadores quieren asegurar contratos largos. Tanto en Túnez capital como en las principales ciudades del país hay una extensa red de hoteles.

 

CONDICIONES DE VIDA

Las condiciones sanitarias del país son buenas por lo que no se puede hablar de recomendaciones sanitarias especiales que no se correspondan con las habituales precauciones y costumbres de los países occidentales.
El agua corriente se puede beber, pero el consumo de agua mineral es lo habitual, y ayuda a evitar problemas estomacales al igual que no ingerir alimentos crudos o mal cocidos, platos preparados que pierdan su cadena de frio, las frutas que uno mismo no haya pelado o los cubitos de hielo.
El sistema sanitario tunecino dispone de una amplia red de centros con personal médico cualificado en las principales ciudades aunque en zonas alejadas de las urbes se reduce considerablemente. En el país coexisten la sanidad pública y la privada. Para casos de atención primaria los centros públicos cubren los actos sanitarios pero en el caso de un problema serio de salud, se aconseja acudir a centros privados.
El coste de la asistencia puede estar por encima de su valor y el pago se hace por acto o visita sanitaria. En cualquier caso es aconsejable la contratación de un seguro privado con amplia cobertura para disfrutar de su estancia en el país.
Para poder beneficiarse de las prestaciones de la Seguridad Social tunecina deberá usted acreditar alguno de los siguientes requisitos: tener un mínimo de 50 días trabajados durante los dos últimos trimestres; o un mínimo de 80 días trabajados durante los cuatro últimos trimestres.
En relación a la educación en Túnez, es importante saber que el sistema actual se constituyó de forma análoga al sistema educativo al francés. El árabe es el idioma vehicular de enseñanza y el francés se empieza a estudiar a partir de los nueve años. La principal lengua extranjera junto al francés, es el inglés.
El sistema educativo público cuenta con una buena reputación, no obstante la mayoría de los expatriados recurren a instituciones internacionales. Entre las más reconocidas están la escuela americana y los centros que forman parte de la red de AEFE, la Agencia para la Enseñanza del Francés en el Extranjero, organismo perteneciente al gobierno francés.
El uso de Internet y teléfono móvil es habitual. A nivel de empresas se sigue usando mucho el fax. Los proveedores de acceso a internet más importantes son Tunisie Telecom, Orange y Ooredoo y disponen de tarifas económicas.
Los accesos wifi se encuentran en las grandes ciudades y en establecimientos como hoteles, cibercafés, algunos restaurantes o tiendas.
En cuanto al transporte, en la ciudad de Túnez y su área periferia abundan taxis, autobuses, metro y tren. No ocurre del mismo modo en el resto del país. Los medios de transporte más populares son:
El taxi colectivo que es un medio económico y se puede alquilar entre varias personas para ir de una ciudad a otra. El medio de transporte más barato y práctico que conecta todas las ciudades del país, es el autobús. Otra opción para desplazarse es el vehículo de alquiler, que tiene buen precio y es fácil encontrar este transporte tanto en el aeropuerto como en el todo el país. Hay varias compañías locales, que suelen ser más económicas, también están las grandes cadenas internacionales de alquiler de vehículos. Para circular por Túnez basta con tener un permiso de conducir europeo y un pasaporte.
La red ferroviaria en Túnez solo conecta a las principales ciudades turísticas del país.
La compañía aérea Sevenair, de bajo coste, opera vuelos nacionales que conectan Túnez con Tabarka, Monastir, Yerba, Tozeur y Sfax.
Por último, al igual que en el resto de países musulmanes, durante el mes del Ramadán las normas sociales cambian sustancialmente. Las personas practicantes ayunan desde al amanecer hasta el atardecer. Durante este mes, comer, beber y fumar en público durante las horas del día está prohibido. Aunque la mayoría de los establecimientos de venta de comida están cerrados durante el día, no suele ocurri lo mismo en el interior de los hoteles.

 

TRABAJAR EN EL PAÍS

En Túnez, los tipos de contratos, la jornada laboral, vacaciones, permisos, régimen para trabajadores extranjeros….etc., están regulados por ley, convenios colectivos y negociaciones individuales. El documento base de regulación del trabajo en Túnez es el denominado “Código del Trabajo”.
Indicar de forma breve que existen cuatro tipos de contrato:

Condiciones de trabajo
La jornada laboral es variable y oscila entre las 40 o 48 horas semanales según el régimen de trabajo, sin superar las 48 horas. La edad mínima para trabajar es de 16 años, a excepción de trabajos agrícolas ligeros y sin perjuicios para la salud que se baja a 13 años. La edad de jubilación está fijada en 60 años. Los trabajadores en Túnez tienen derecho a 30 días naturales de vacaciones al año (2,5 días por mes/12 meses). Los días festivos son fijados por decreto o por acuerdos colectivos.
La mujer tiene 30 días de baja tras el parto, prorrogable de 15 en 15 días.
Desde enero de 2016, el salario mínimo garantizado (SMIG) oscilaba entre los 338 TND/mes, para jornadas laborales de 48 horas semanales y los 289,639 TND/mes en jornadas laborales de 40 horas semanales.
Las condiciones de trabajo para extranjeros también se recogen en el Código del Trabajo citado (Artículo 258 y siguientes). El trabajador extranjero disfruta de todos los derechos y comparte las mismas obligaciones que un trabajador tunecino.
Los españoles no residentes, pueden optar por un régimen de Seguridad Social diferente del régimen tunecino debido al acuerdo bilateral de Seguridad Social firmado con España.

El sistema social de Túnez se creó a semejanza del europeo. Los diferentes regímenes de la Seguridad Social están regulados por la ley 60/30 de 14 de diciembre de 1960, y se aplican tanto para cotizaciones como para prestaciones según la categoría profesional, como sucede en España.

 

CONDICIONES DE SEGURIDAD

Debido a los disturbios y atentados que se han producido en Túnez en 2015 y 2016 conviene extremar la precaución en sus desplazamientos por el país, especialmente en zonas alejadas de los centros urbanos. No obstante la situación general parece haber mejorado en los últimos meses. A día de hoy Túnez vive bajo la amenaza de acciones terroristas o de secuestro contra extranjeros. Las zonas de interior del país, así como las fronteras con Argelia y Libia, deben de evitarse por su alto riesgo. Aunque las autoridades tunecinas han puesto en marcha medidas para reforzar la seguridad, el riesgo de atentado terrorista y secuestro sigue siendo alto.
En los últimos tiempos ha aumentado el número de robos, por lo que es recomendable que el turista tome precauciones.
Las recomendaciones y condiciones de viaje son las mismas para hombres y mujeres.
El Ministerio de Asuntos Exteriores español recuerda que sigue en vigor el estado de emergencia en todo el país, prorrogado un mes más, hasta febrero de 2017.

 

CONTACTOS Y ENLACES ÚTILES

EMBAJADA DE ESPAÑA EN TÚNEZ:

24, Avenue Dr. Ernest Conseil, Cite Jardins
1002 Tunis-Belvedere
Teléfono: +216 71 782 217/787 796/783 609
Fax: +216 71 786 267/801 975
E-mail: emb.tunez@maec.es
Página web: www.embajadaentunez.maec.es

Sección Consular
22, Avenue Dr. Ernest Conseil, Cite Jardins
1002 Tunis-Belvedere
Teléfono: +216 71 792 990
Fax: +216 71 792 059


OFICINA ECONÓMICA Y COMERCIAL EN TÚNEZ:

130, Avenue Jugurtha
1082 Tunis
Teléfono: +216 71 788 103/780 339
Fax: +216 71 787 602
E-mail: tunez@comercio.mineco.es
Página web: www.tunez.oficinascomerciales.es


EMBAJADA DE TÚNEZ EN ESPAÑA:

Avda. Alfonso XIII, 64-68
28016 Madrid
Teléfono: +34 914 473 508 / 914 473 512
Fax: +34 915 938 416
E-mail: madrid@embajadatunez.es
Página web: www.destino-tunez.com

 

CONSULADO HONORARIO DE TÚNEZ EN BARCELONA:

Carrer de la Diputació, 400 1º-1ª
08013 Barcelona
Teléfono: +34 932 315379

 

OTRAS DIRECCIONES DE INTERÉS:

Agence de Promotion de l'Industrie (API)
63, rue de Syrie
1002 Tunis
Teléfono: +216 71 792 144.
Página web: www.tunisieindustrie.nat.tn
Ministerio de Empleo y Formación Profesional: http://www.emploi.gov.tn
Ministerio de Asuntos Exteriores: http://www.diplomatie.gov.tn
Ministerio de Comercio y Artesanía: http://www.commerce.gov.tn
Ministerio de Educación: http://www.education.gov.tn/index.php?id=380&lan=2
Ministerio de Enseñanza Superior e Investigación científica: http://www.mes.tn
Cámaras de Comercio y de Industria tunecinas:

 

Descarga Adobe Acrobat Reader para visualizar los siguientes documentos:

DESCARGAS

Datos macroeconómicos:

 

Exportaciones e importaciones:

 

Otros documentos: